Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grafitis, motos y extracción de arena dañan el barranco de los Enamorados

Una asociación denunció ante el Seprona el deterioro y la dejación del Cabildo, que ahora instala señales para su protección | El lugar es BIC desde 2008

Imagen de las inscripciones vandálicas realizadas en el barranco de los Enamorados, en La Oliva. | | LP/DLP

Imagen de las inscripciones vandálicas realizadas en el barranco de los Enamorados, en La Oliva. | | LP/DLP

Una denuncia de la Asociación para el Mantenimiento de las Áreas de Interés de Fuerteventura en estado de Abandonado (Amaifa) ante la Guardia Civil y el Instituto Geológico Minero de España ha sido determinante para que el Cabildo de Fuerteventura haya procedido a la señalización del barranco de los Enamorados o Encantado, una zona situada en el municipio de la Oliva, también conocido con el nombre de la Petra Majorera. Al tratarse de un espacio protegido, la responsabilidad de la vigilancia y mantenimiento corresponde al Cabildo majorero.

La intervención de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del instituto armado ha sido crucial no solo para detectar el grave daño medioambiental que ha sufrido esta zona paleontológica, sino para que el Cabildo reaccionara a las denuncias realizadas tanto por Amaifa como por colectivos ante el estado de abandono y actos vandálicos. Amaifa es una asociación ciudadana, creada en diciembre de 2020, para proteger los parajes insulares con una riqueza cultural, geológica, paleontológica y paisajística en riesgo por su abandono y por los actos vandálicos que están sufriendo, sobre todo en la última década.

La cantidad de daños irreparables que está sufriendo el barranco de los Enamorados, que no cuenta ni con vigilancia ni ha contado con información necesaria alertando a los numerosos visitantes de la importancia científica del lugar, que fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en 2008.

«Desde grafitis rayados en las dunas, que como saben, son milenarias. Por lo tanto, la posibilidad de la restauración de estas dunas es prácticamente nula, ya que esta tarea implicaría limar una gran parte de esta arenisca petrificada», afirman los responsables de la asociación Amaifa.

Además, los responsables de Amaifa añaden que «otros de los desperfectos que están sufriendo estas dunas, viene de mano de los motoristas que deciden atravesar este paraje, dejando huellas y surcos que permiten filtraciones en la paleoduna. Esta actividad que supone un divertimento para aquellos que van en las motos, lo único que hace es aumentar la destrucción y la devastación de este increíble lugar. Parece imposible de creer, pero en este yacimiento se ha llegado a instalar una cantera, desde la que se está extrayendo la arenisca de las dunas y donde podemos ver la montaña de fósiles amontonados que han ido desechando de este lugar».

Las alertas del colectivo Amaifa sobre el grave deterioro que sufría el barranco de Los Enamorados no encontró respuesta en las instituciones de Fuerteventura. «Los únicos organismos competentes que nos escucharon, que nos ayudaron en nuestra causa y a los que agradecemos su gran involucración por su apoyo en nuestro trabajo y por su dedicación y compromiso en visitar personalmente el barranco entendiendo su valor y la gravedad fueron el cabo de Seprona de Fuerteventura, Juan Carlos García, y el Instituto Geológico Minero de España».

«Gracias a ambos pudimos denunciar el estado de dicho paraje de un valor incalculable a los organismos competentes, intentando que tomen asunto para proteger el Barranco y conservar su estado y los demás lugares de interés en peligro de la Isla».

Señales informativas

Después de la presentación de la denuncia de la asociación Amaifa y la intervención de la Guardia Civil, el Cabildo anunció, ayer, que ha instalado cartelería en el citado Barranco, con información sobre su valor científico, paisajístico y cultural, así como su alta fragilidad. «Esta señalética se ha colocado como medida preventiva en los lugares más frecuentados para que los visitantes puedan informarse sobre la obligatoriedad de su protección y la normativa que deben cumplir durante la visita».

En la zona está prohibido hacer inscripciones en paredes y otras acciones que las dañen.

Compartir el artículo

stats