Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antropología | Hallazgo arqueológico en La Oliva

Localizan un asentamiento aborigen en el exterior de la cueva de Villaverde

Los arqueólogos descubren estructuras arquitectónicas y restos de semillas de cereales en la boca del yacimiento | Arranca la cuarta campaña de investigación

La arqueóloga Rosa López  en el interior de la cueva de Villaverde, ayer. | | FUSELLI

La arqueóloga Rosa López en el interior de la cueva de Villaverde, ayer. | | FUSELLI

Los arqueólogos han descubierto en el exterior de la cueva de Villaverde (La Oliva) un asentamiento cotidiano de los aborígenes hasta ahora desconocido. Las anteriores investigaciones demostraron que el interior del tubo volcánico fue un poblado de los mahos. El Gobierno de Canarias, a través de su Dirección General de Patrimonio Cultural, inicia la cuarta campaña de investigación arqueológica en el citado yacimiento majorero. Se trata de uno de los yacimientos más importantes de la Isla con una gran riqueza patrimonial.

La cueva de Villaverde (BIC) es un tubo volcánico con abundantes vestigios del pasado descubierto en 1979 que arrojó importantes hipótesis sobre la prehistoria de Fuerteventura, pero que cayó en el olvido cuando se cerró en 1988. Desde entonces no se había realizado ninguna actuación hasta que en 2018, después de cuarenta años, se inicia un proyecto de recuperación del enclave.

La directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Nona Perera, destacó la gran importancia de este yacimiento para la investigación: «Está dando una información muy valiosa del pasado. En esta campaña los principales esfuerzos se realizan en el exterior de la cueva, en donde han aparecido semillas de cereales, por lo que es nececesario conocer cómo se las ingenió la población aborigen, teniendo en cuenta la cota en la que se encuentra la entrada de la cueva y las estructuras arquitectónicas del exterior en poco espacio. También, porque la cronología que se evidencia en el exterior demuestra que fue ocupado al mismo tiempo que el interior».

Según Rosa López, directora del proyecto de investigación de la cueva de Villaverde, es importante no solo pensar en la cueva, sino en su conjunto y como parte de un poblado hoy desaparecido.

«Fuera del tubo hay estructuras anexas, que formaron parte de ese poblado y que actúan como una especie de vestíbulo donde se practicaban actividades cotidianas. Podemos decir que la riqueza patrimonial queda más que demostrada, ya que se ha comprobado la existencia en el exterior de estructuras de muros potentes, de un poblado de entidad».

Se contemplan estos trabajos en el exterior de la cueva, una vez observados durante las distintas fases los momentos de ocupación más señeros del interior del yacimiento, planteando una excavación en extensión de la zona, considerada por el equipo de investigación ocupada por el asentamiento para tener una visión amplia y gobal. En la zona de mayor concentración de estructuras en torno a la entrada de la cueva se plantearán actuaciones puntuales, como el levantamiento de estructuras y sondeos para esclarecer cuestiones muy concretas.

Compartir el artículo

stats