Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Oliva | Recuperación del patrimonio histórico

Mister Parkinson, el inglés de La Oliva

Los vecinos de La Oliva han mostrado su satisfacción porque el inmueble es de titularidad pública | Una veintena de años ha durado el proceso para su compra

Imagen de una de las fachadas de la llamada ‘Casa del Inglés’, un inmueble del siglo XVII ubicada en el pueblo de La Oliva. Fuselli

No han podido tener mejor regalo de Navidad los vecinos de La Oliva que la Casa del Inglés, una vivienda del siglo XVIII y que representa una de las joyas arquitectónicas desarrollada por la burguesía rural de aquella época, que la compra del inmueble por el Cabildo de Fuerteventura. El citado espacio será destinado uso cultural y social.

La vivienda fue edificada en el siglo XVII y forma parte del patrimonio del pueblo de La Oliva

decoration

Más de veinte años lleva la institución insular tratando de incorporar al patrimonio público este inmueble pero se ha topado con la escasa colaboración de los herederos. Mientras tanto, el deterioro del edificio era cada día más patente hasta encontrarse actualmente en estado ruinoso.

Concha Fleitas //Asoc. Raíz del Pueblo

«Un paso de gigante para la recuperación del patrimonio de La Oliva. Ahora debe recuperarse»

Concha Fleitas - Asoc. Raíz del Pueblo

decoration

Los vecinos de La Oliva han mostrado su enorme satisfacción porque la Casa del Inglés pasará a formar parte del circuito del patrimonio histórico que atesora esta localidad. Al margen de la afamada Casa de los Coroneles, La Cilla, la iglesia Nuestra Señora de Candelaria o la Casa del Coronel, ahora se suma la Casa del Inglés.

La casa fue edificada por Julián Leal Sicilia, cuya familia, procedente de La Palma, se dedicó a la agricultura y comercio entre Canarias y América. Posteriormente pasó a ser propiedad de Jhon Parkinson, naturalista inglés, dedicado al estudio de la flora y fauna. La presencia de Parkinson en Fuerteventura es la que quedó en el recuerdo y aún hoy se conoce la vivienda como ‘Casa del Inglés’. Finalmente, este ciudadano británico vendió la casa, que recibió diferentes usos. Después de la Guerra Civil fue ocupada por el Ejército, permaneciendo en ella durante varios años las tropas de Infantería en una parte y en la otra un servicio de enfermería de las fuerzas militares ubicadas por ese entonces en La Oliva.

Juana María González // Vecina de La Oliva

«Me parece estupendo, que no la dejen caer y que siga adelante el proyecto para restaurarla»

Juana María González - Vecina de La Oliva

decoration

Esta construcción de dos plantas se distribuye en torno a un gran patio con aljibe, que fue posteriormente dividido en dos, por medio de un tabique que lo atraviesa de norte a sur. La casa está edificada con muros de mampostería, utilizando sillares de cantería en los vanos y esquinas.

Loren Castañeyra // Restaurador

«La compra es muy importante pero me preocupa mucho no la adquisición sino la restauración»

Loren Castañeyra - Restaurador

decoration

Máxima protección

El Decreto 224/2005, de 13 de diciembre, de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, declara la Casa del Inglés como Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento, delimitando su entorno de protección.

Alexis Suárez // Vecino de La Oliva

«Creo que se ha dejado deteriorar mucho. Ahora hay que restaurala para el bien del pueblo»

Alexis Suárez - Vecino de La Oliva

decoration

El argumento para esta protección se localiza en que el inmueble constituye una muestra relevante de la arquitectura desarrollada por la burguesía rural, siendo una evidencia externa del poder económico de la burguesía agrícola y comercial que se asentó en La Oliva.

Pedro Carreño // Vecino e investigador

«Es la culminación de una ilusión histórica que ha terminado después de más de veinte años»

Pedro Carreño - Vecino e investigador

decoration

Los vecinos de La Oliva y en especial el colectivo Raíz del Pueblo, han venido demandando históricamente la compra de este inmueble histórico para evitar su desaparición ante su estado de abandono. Sin embargo, las disputas entre los herederos frenaban cualquier negociación. Por ello, el Cabildo majorero se vio obligado a aplicar la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias donde se recoge que los propietarios «están obligados a conservar, mantenerlos, restaurarlos, custodiarlos y protegerlos para asegurar su integridad y evitar su pérdida, deterioro o destrucción». En este caso, los propietarios legítimos de la Casa del Inglés iniciaron un contencioso contra una resolución del Cabildo relativas a la conservación del inmueble. Finalmente, después de años de tramitación judicial, el pasado mes de octubre, el Cabildo majorero acordó su compra por 314.398 euros, tras el acuerdo alcanzado con los propietarios del inmueble, donde la finca donde se ubica esta vivienda tiene una superficie de 14.444,10 m2, teniendo otra finca aneja de 8.541 m2.

Compartir el artículo

stats