El Consejo Insular de Aguas de Fuerteventura (CIAF) ha sometido a información pública la propuesta de declaración de emergencia hídrica en la Isla, «debido a la situación existente de grave riesgo de desabastecimiento de agua potable que atraviesa Fuerteventura».

El Cabildo ha propuesto declarar una nueva situación de emergencia hídrica debido al grave descenso de los caudales disponibles, por circunstancias previsiblemente transitoria, y dado el riesgo de rotura de la impulsión que conduce desde la planta desaladora de Puerto del Rosario al principal sistema de depósitos reguladores de La Herradura.

Todo ello, mientras se ejecuta y se pone en servicio la nueva conducción de impulsión, actualmente en construcción y que cuenta con una inversión de tres millones de euros, ha informado el Cabildo majorero en un comunicado.

Según los informes del Consorcio de Abastecimiento de Aguas de Fuerteventura (CAAF), las tuberías de la actual conducción se acercan al agotamiento de su vida útil, por lo que han sufrido en el último año hasta seis roturas (con fechas 10 de abril, 24 de junio, 20 de agosto, 8 de noviembre y 31 de diciembre de 2021 y 17 de abril de 2022), con la consiguiente disminución de los caudales disponibles en varios núcleos de la Isla.