La compra de la finca de Ajuy por el Ayuntamiento de Pájara por 1.8 millones de euros, tres veces más que su valor real, según denuncia la oposición, sigue generando polémica. Se ha desvelado que el alcalde Pedro Armas firmó un documento privado el 12 de octubre de 2021 en la capital grancanaria como derecho de adquisición preferente, sin valoraciones previas y un año antes de la primera tasación del suelo.

La compra de la citada finca, ubicada en el interior del Parque Natural de Betancuria y en uno de los espacios protegidos de Fuerteventura, se realizó en contra de los informes del secretario municipal, Juan Manuel Juncal y la técnico de Gestión Patrimonial del Consistorio, Rosa María del Barrio. Ambos profesionales consideraron en sus informes que el procedimiento empleado por el alcalde, Pedro Armas, de adjudicación onerosa mediante adjudicación directa, así como la valoración de la finca, no se ajustan a la legislación y que la compra podría ser causa de nulidad de pleno derecho.

Ante los informes desfavorables de los servicios jurídicos y técnicos municipales, el regidor encargó un informe a un profesional externo que avala la adquisición de la finca y las tesis municipales.

El documento privado firmado por el alcalde sureño y los representantes y propietarios de los terrenos fue elevado a público dos meses después de su rúbrica ante el notario de Morro Jable, Santiago Tomás Roy, el 15 de diciembre del pasado año, mientras que la primera tasación se realiza el 16 de febrero del 2022.

El PSOE majorero exige explicaciones públicas y en el pleno al alcalde de Pájara, Pedro Armas, en relación a la adquisición de la polémica finca « por el triple de su valor, en contra de los informes técnicos municipales y del propio secretario del Ayuntamiento, sin conocerse aún proyecto o idea alguna sobre lo que se pretende hacer en esos terrenos». Además, añaden que «lamentamos ver una vez más a CC haciendo de palmeros de AMF y sirviendo de cómplices necesarios de una cacicada que está muy lejos del interés general y que perjudica de forma dolosa a las arcas del Ayuntamiento».

Los socialistas creen que Pedro Armas y sus asesores venían trabajando esta operación «desde hace más de un año sin contarle nada a nadie. Ya habían firmado una preferencia y pusieron el precio. Así que no se entiende para que se gastaron dinero público en la tasación, y finalmente han firmado la compra y pagado el triple de su valor».

Desde el PSOE consideran que el modus operandi de Pedro Armas y sus socios de gobierno, CC y PP, «se resume en planear operaciones entre unos pocos en un bar, contratar los informes técnicos y jurídicos externamente a amiguetes para justificarla, y buscar el momento ideal para aprobarla mediante decretazo con nocturnidad y alevosía, sin transparencia y a ser posible rápido».