El patrimonio histórico insular agoniza en todos sus ámbitos y a pasos agigantados ante la desidia institucional y corre el riesgo de desaparición. La asociación El Efequén reclama al Cabildo de Fuerteventura una urgente actuación para evitar que continúe cabalgando su deterioro.

Uno de los elementos patrimoniales que se encuentra abandonado. | | EL EFEQUÉN

Viviendas asociadas a la arquitectura popular, elementos hidráulicos, poblados aborígenes, estructuras agrarias o yacimientos arqueológicos forman parte de los 32 bienes patrimoniales que El Efequén recoge en un documento que ha presentado ante el Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno de Canarias, así como a los ayuntamientos donde se encuentra este patrimonio cultural abandonado, y donde reclama acciones inmediatas ante su abandono y el riesgo de su próxima desaparición.

Ermita de la Capellanía, en el pueblo de La Oliva, un patrimonio cultural que corre peligro de derrumbe por las grietas. | | EL EFEQUÉN

El citado documento se circunscribe como una acción dentro de los fines de protección de los bienes de patrimonio histórico, arqueológico, etnográfico y cultural que persigue la Asociación desde su fundación, en el año 2021.

«Pretende ser una herramienta útil y un medio de colaboración entre la sociedad civil organizada y las Administraciones Públicas competentes para visibilizar las prioridades de intervención y conservación del patrimonio Insular», aseguran desde la asociación El Efequén.

El objetivo de este documento, divido en tres apartados y se sintetiza en dos objetivos: resumir en 12 modelos concretos el ingente patrimonio arquitectónico y etnográfico que posee la Isla en estado de abandono para el estudio y la acometida de las labores de conservación primordiales, con el fin de que no progrese su deterioro, que tantas veces se aboca a una acelerada desaparición; proponer al Cabildo insular las acciones inmediatas sobre estos bienes y hacer llegar el documento, igualmente, a las corporaciones municipales concernidas y al Gobierno de Canarias y proponer asimismo al Cabildo la metodología y los criterios que deben regir las restauraciones sobre estos bienes, según las directrices y recomendaciones internacionales, así como el seguimiento de estas actuaciones por parte de la citada asociación.

Casa del Huerto de la Higuera (Betancuria), edificaciones del entorno de La Casa de Los Coroneles (La Oliva), barbacana de la ermita y pequeña casa en el borde de la carretera, en el entorno del conjunto patrimonial de La Ampuyenta ( Puerto del Rosario ), recuperación de la antigua Plaza de España, depósito de La Charca, en la capital, pared divisoria Tetir-Puerto Cabras o el molino de Triquivijate (Antigua), entre otros elementos arquitectónicos y etnográficos que necesitan actuaciones.

También alertan del grave deterioro de palmeras de gran porte, paredes de piedra seca, edificaciones vivideras y otras de valor etnográfico, gavias, nateros, aljibes y estructuras ligadas a la cultura del agua y agrícola. «Entendemos que estos ámbitos deben ser objeto de una intervención integral, de manera aislada o proponiendo su inclusión en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se redactan en los municipios, amparados por figuras de protección, que garanticen su supervivencia y la conservación del patrimonio que atesoran».