La Oliva | Tribunales

La Oliva pide a Costas que aclare los carteles prohibiendo el uso del litoral

La Demarcación de Costas instala letreros prohibiendo circular por la pista entre Majanicho y Caleta del Barco

La decisión ha generado tensión en el municipio

Imagen de uno de los carteles instalados en la costa norte del litoral de La Oliva

Imagen de uno de los carteles instalados en la costa norte del litoral de La Oliva / D. L. P.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Demarcación de Costas de Canarias, ha instalado carteles en varias zonas del litoral norteño prohibiendo la acampada, verter residuos y hasta el acceso y la circulación por una pista de tierra que da acceso a una amplia zona del litoral norte del municipio de La Oliva, entre Majanicho y la Caleta del Barco, al considerar que la zona se encuentra dentro del dominio público marítimo-terrestre.

La zona, habitual de deportistas y pescadores del norte de la isla, además de numerosas familias que buscan un lugar alejado de las masificadas zonas turísticas para el relax y el baño, sobre todo en el periodo veraniego, ha sido clausurada bajo prohibición de dicho organismo. El letrero confirma que dicha prohibición está contemplada en la ley 22/1988 de 28 de Junio de Costas. Además, el cartel recuerda, que «producir daños o actos vandálicos en este soporte informativo de forma intencionada puede acarrear responsabilidad penal».

La prohibición de estas actividades en el litoral ha generado no sólo una enorme polémica entre la población sino en el propio Ayuntamiento de La Oliva que reclama claridad y diálogo a la demarcación de Costas de Madrid. Si bien desde el Consistorio se reconoce la importancia de proteger el entorno natural, las autoridades locales señalan la falta de comunicación previa y la confusión generada entre los vecinos, residentes y usuarios habituales de la zona.

El Consistorio norteño denuncia que las restricciones se han realizado sin previo aviso

Desde el Ayuntamiento norteño se insiste en que la reciente actuación de la Delegación de Costas, «realizada sin previo aviso, ha desencadenado incertidumbre en la comunidad local». Además, añaden que «según lo establecido en el artículo 72.2 de la Ley 22/1988 de Costas, las prohibiciones deberían aplicarse exclusivamente a las playas, permitiendo la circulación y estacionamiento en la pista. Sin embargo, la falta de información clara ha llevado a una interpretación errónea por parte de los usuarios, aumentando la tensión en el municipio».

Reunión con Transición Ecológica

El Ayuntamiento de La Oliva, ante esta situación, anuncia su intención de solicitar una reunión con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Se busca no solo aclarar las medidas impuestas, sino también encontrar soluciones consensuadas que respeten los derechos de los ciudadanos y el medio ambiente.

«En medio de la controversia, se hace un llamado a la calma y al civismo por parte de todos los implicados», apuntan desde el Consistorio. Además, se insta a Costas «a una mayor transparencia y participación en futuras acciones relacionadas con la protección del entorno costero. El objetivo primordial es encontrar soluciones que, además de cumplir con la ley, tengan en cuenta las necesidades y preocupaciones de la población local, promoviendo un equilibrio entre la conservación del medio ambiente y el disfrute responsable de los espacios naturales».

Suscríbete para seguir leyendo