Tribunales | Incremento en cinco años de una condena

El TSJC aumenta la pena a 23 años a un hombre por secuestrar a su pareja

El condenado la encerró dos días en su casa, la drogó y la maltrató

El tribunal reconoce que la víctima fue humillada, violada y agredida física y psíquicamente

Imagen de los Juzgados de Puerto del Rosario.

Imagen de los Juzgados de Puerto del Rosario. / LP/DLP

La Provincia

La Provincia

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha aumentado la pena a casi 23 años de prisión a un hombre por los delitos de maltrato habitual, delito continuado de agresión sexual, detención ilegal, quebrantamiento de condena y resistencia a la autoridad por unos hechos que sucedieron en Puerto del Rosario hace dos años.

El Alto Tribunal canario estima el recurso de apelación de la víctima y le añade un año de prisión por el delito de maltrato en el ámbito familiar y, además, aumenta a 14 años de cárcel por el delito continuado de agresión sexual con penetración. En definitiva, incrementa la suma de las penas de 18 años y cinco meses a los que fue condenado por la Audiencia Provincial inicialmente, a casi 23 años de prisión.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas condenó el 19 de enero de 2024 al acusado a un año y seis meses de prisión por un delito de maltrato habitual físico y psíquico en el ámbito de la violencia de género y doméstica; a diez años y seis meses de cárcel por un delito continuado de agresión sexual con penetración concurriendo la agravante de parentesco; a cinco años por un delito de detención ilegal; a nueve meses de prisión por un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar, y a ocho meses de prisión por un delito de resistencia a la autoridad. Además, absolvió al acusado de los delitos de amenazas y de homicidio en grado de tentativa.

El acusado y la víctima mantuvieron una relación desde octubre de 2021 a mayo de 2022. En el desarrollo de la sentencia se detalla que la mujer sufrió diversos episodios de agresiones física, psíquica y sexual, así como humillación, dominación y temor sufridos por la víctima durante el tiempo en que fueron pareja.

Ante esta situación, la mujer denunció en varias ocasiones los hechos, por lo que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción numero 1 de la capital dictó el 21 de mayo una orden de alejamiento. Sin embargo, el episodio más grave se produce el 26 de mayo cuando durante casi dos días, el condenado, mantuvo en su domicilio a la mujer encerrada en contra de su voluntad, impidiéndole salir pese a las reiteradas manifestaciones de ella de querer irse. «Al tiempo que el procesado retenía a su expareja, y movido por el ánimo de sexual, le suministró en varias ocasiones distintas sustancias tóxicas y la golpeaba, le presionaba el cuello, la arrastraba y procedió a penetrarla vaginalmente en multitud de ocasiones, en ese clima de violencia que había creado, en el que la mujer en ocasiones se dejaba hacer para evitar que la siguiera agrediendo», recoge el fallo.

El día 28 de mayo de 2022 tras ser advertidos por una llamada llegaron al lugar los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), agentes que acuden al domicilio y tras requerir reiteradamente al hombre que soltara a la víctima, a través de una reja que se encontraba cerrada y que no abría, «se negó reiteradamente a ello durante casi una hora, golpeó a la mujer en su presencia y les sacó los cuchillos a los agentes a la vez que les dirigía expresiones tales como “te voy a matar a ti y a tus hijos”».

En el informe emitido por los médicos forenses se constata las lesiones que la víctima presentaba se produjeron por los posibles efectos de la acción sobre la tráquea, que » podría llegar a perder la vida, el conocimiento por la dificultad de respiración».