Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Virgen del Pilar, la cuna de Jesé

El delantero del Real Madrid jugó sus primeras temporadas en el fútbol federado dentro de la cadena de este barrio capitalino, que ha realizado una importante labor social desde su fundación hace ya cerca de veinte años

El Virgen del Pilar es el típico equipo de barrio que ha vivido buenos y malos momentos, pero con la particularidad de que en sus primeros equipos se formó un futbolista profesional de gran futuro como es Jesé Rodríguez, que ya empezó a entrenar ocho meses después de sufrir una grave lesión.

Jesé estuvo desde prebenjamines hasta infantiles en el Virgen del Pilar, recuerda con orgullo su presidenta, Carmen Márquez Cedrés, que es la que facilita los datos del club para este reportaje.

El origen de este club parte de la Asociación Deportiva Agua Viva en 1985 y posteriormente el equipo se denomina CD El Pilar Agua Viva. Jugaba sus partidos en el campo de la carretera de Chile y en el Parque Atlántico hasta que en el año 1987 Gonzalo Angulo, consejero de Deportes del Cabildo, inauguró el que hoy en día es el campo del Pilar, entonces de tierra y desde el año 2008 el campo dispone de césped sintético, que gestiona el Virgen del Pilar y que comparte con otros clubes como Alcotán, Santos y Soccer School.

Toni Santana fue uno de sus presidentes que se desvivió por este club y ya Carmen Márquez, una apasionada del fútbol que llegó a jugar de carrilera en equipos como Lomo Blanco, Sambrit y Pedro Hidalgo, entró para prestar su colaboración en diferentes facetas. Desde entrenadora a secretaria y desde el año 2006 presidenta de este modesto club. "El fútbol es parte de mi vida y gracias a mi familia he podido seguir en él de alguna manera u otra".

"Siempre hemos estado aquí para ayudar a levantar el barrio, y la suerte es que todos los años hemos podido sacar equipos, unas veces más que otras debido a los niños que han venido a aprender y a divertirse con nosotros", explica la dirigente del Virgen del Pilar, que reconoce: "En este club no hemos tenido problemas importantes, aunque a veces no es fácil trabajar en conjunto y lo mejor es que caminamos con el mismo rumbo".

El orgullo del club

Y una de las grandes satisfacciones fue la de contar con jugadores como Jesé Rodríguez, del que Carmen Márquez guarda un especial cariño. "Lo tuvimos aquí desde prebenjamines y lo que más me gustaba era su carácter. Era un máquina y en alevines teníamos un equipazo. Él marcaba goles por un tubo, pero llegó a jugar hasta de portero", recuerda la entrenadora de ese grupo.

"Después, para que Jesé progresara, no nos importó que se fuera al Huracán. Su padre vino, nos dijo lo que había y quedamos bien. Jesé de vez en cuando viene por aquí. No olvida de dónde salió", recuerda con cariño Carmen, al tiempo que agradece de corazón "a todas aquellas personas que han trabajado por el Virgen del Pilar y a todos los jugadores que hemos tenido".

Esta temporada se han incorporado más niños al club, lo que permite al Virgen del Pilar contar con dos cadetes, y uno en el resto de categorías. Solo falta la presencia de los más pequeños para su escuela. "Es la tristeza que tenemos. Los niños han subido de categoría y otros se han ido, así que esperamos que vengan los más pequeños, de 5 a 7 años, porque una escuela es la base del club", comenta Carmen Márquez, que cuenta en la directiva con Carlos Santana en la vicepresidencia; Alfonso Carballo, tesorero; Carlos Javier Pérez, secretario; y los vocales Jazmina Márquez, Yeray Santana, José Rodríguez y Pedro Correa.

En el aspecto deportivo, este club de Las Palmas de Gran Canaria cuenta con unos cien jóvenes, cifra que se pretende ampliar.

Y los responsables de cada equipo son: Nicolás Rosario Ortiz e Isabel (benjamín); Santiago Acosta Moreno y Ruth Betancor (alevín), Raúl Poyatos Alemán (infantil), Daniel González Cervantes y Antonio Carmona (cadete A), los hermanos Iván y Emilio Romera Pérez y Pepillo (cadete B) y Adolfo Rodríguez y Manuel Martín Noly (juvenil). También cuenta con Francisco López Nordelo y Domingo González como preparadores de porteros y José Brisón es el encargado del material.

El Virgen del Pilar subsiste con las cuotas de los futbolistas y además cuenta con la ayuda de las subvenciones que conceden el Cabildo de Gran Canaria y pequeñas empresas como la Clínica Dental El Pilar, Bazar Yoli, Panadería Pantera Rosa y el Gimnasio Titán Máster, a los que la directiva también muestra su agradecimiento.

Compartir el artículo

stats