Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Guiniguada, un grande con valores

En muy poco espacio de tiempo la cadena del CD Guiniguada Apolinario ha pasado a contar con más de 250 niños y un total de dieciséis equipos, un club con una amplia estructura pero con limitaciones en cuanto a instalaciones

Benjamín A, de Preferente, con sus técnicos, Javier Padrón y Judith Rodríguez.

Benjamín A, de Preferente, con sus técnicos, Javier Padrón y Judith Rodríguez. QUIQUE CURBELO

El Club Deportivo Guiniguada Apolinario, que desde el 15 de enero del 2014 es dirigido por una directiva a cuya cabeza se encuentra Fernando Morant, viene desde entonces basando sus actuaciones en importantes valores como la educación, respeto, solidaridad, humildad y sacrificio. En los distintos equipos y sobre todo en los que forman la escuela de fútbol lo que se pretende es que los jóvenes consigan aprender jugando y divertirse. El resultado no es el único fin que se persigue, sino que se trata que sea una consecuencia del trabajo bien realizado.

Con base en el campo de fútbol 7 situado entre el Lomo Apolinario y Casablanca III, su objetivo primordial es la participación de todos los niños y niñas, tratándolos por igual, sin discriminacio-nes de ningún tipo, intentando que no haya sexos, ni razas, ni clases sociales...

"Sólo queremos y buscamos que haya pequeños deportistas, que el día de mañana se conviertan en grandes personas. Queremos que no se juegue contra los rivales sino con ellos", explica Fernando Morant.

La directiva, en el transcurso de tiempo que ha tomado las riendas del club, resalta el hecho de que el club ha experimentado un crecimiento generalizado, tanto en la forma de gestiona, como en número de integrantes.

De nueve a dieciséis equipos

Y es que en el Guiniguada Apolinario han pasado de contar con nueve equipos en total cuando se hicieron cargo, a tener en la actualidad dieciséis y unos 280 jóvenes a su cargo. En este corto espacio de tiempo han conseguido inscribir en las competiciones que organiza la Federación de Fútbol de Las Palmas con dos juveniles, categoría con la que el club no contaba y con la que han conseguido un ascenso en el primer año de creación; dos cadetes, con ascenso y permanencia en la categoría Preferente -tiene un convenio de colaboración con el Huracán, que le cede jugadores-, así como dos infantiles, cuatro alevines, tres benjamines, uno de ellos a la categoría preferente y proclamándose campeón de campeones, así como tres equipos de Escuela, prebenjamín y miniprebenjamín, que vienen participando en las competiciones de escuela del Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria.

Para poder contar con esta notable estructura que equipara al Guiniguada Apolinario a las grandes cadenas de Gran Canaria, se cuenta con un amplio grupo de técnicos y unos coordinadores como Fran Prego, Carmelo Hernández y Julio Peña Pallarés. Y entre el amplio número de preparadores, Toni González es responsable de la preparación de los porteros del Guiniguada.

Todo lo anterior se refleja en que el número de jugadores a comienzos del 2014 rondaba los 150 y a día de hoy el club atesora el considerable numero de 280 jugadores, habiendo prácticamente duplicado en numero de jóvenes que participan de las actividades que el club desarrolla.

Buen trabajo con necesidades

Este crecimiento es clara demostración de que están desarrollando un buen trabajo tanto de gestión como deportivo.

También deja en evidencia la falta de medios que se viene dando en el barrio del Lomo Apolinario, donde el club centra sus actividades. El campo de F-8 donde el Guiniguada Apolinario centra sus entrenamientos-partidos, solo da cabida a los equipos de F-8, teniendo que llegar a entrenar hasta tres equipos en la misma franja horaria. Igualmente en citado campo, es compartido con otros clubes no tan importantes en cuanto a número de integrantes con el Guiniguada pero sí muy apreciados en el barrio. Los equipos de F-11 tienen que desplazarse hasta las instalaciones de los campos ubicados en el Parque de Las Rehoyas, con los impedimentos y perjuicios que esos desplazamientos conllevan.

Igualmente las instalaciones del Lomo Apolinario precisan urgentemente de una serie de remodelaciones que contribuyan a que si no se realizan mantenimientos preventivos y dado que el tiempo pasa y no en vano, se conviertan en unas instalaciones inutilizables, unas instalaciones de son de todos y para todos.

Un viejo sueño del barrio es la consecución de un campo de F-11 que unido a las instalaciones del centro cívico, formen un centro cultural-deportivo acorde a un barrio como el del Lomo Apolinario, en un enclave privilegiado, formando un todo con el parque existente, convirtiéndose en unas instalaciones lúdico-educativas, en las sus habitantes -y consecuentemente todos los habitantes de la ciudad- puedan desarrollar tanto actividades deportivas como otras del tipo social.

De momento los integrantes del Club Deportivo Guiniguada Apolinario tratarán de seguir aportando todas sus ganas y trabajo para seguir contribuyendo a que nuestros pequeños jóvenes futbolistas se conviertan en grandes adultos. Para ello el presidente del club, en nombre de la junta directiva que encabeza, invita a todo el que quiera unirse a esta familia, a que lo haga, con la inicial intención de intentar pasarlo bien con el fútbol.

>> Viene de la página anterior

Pasa a la página siguiente >>

Pasa a la página siguiente >>

>> Viene de la página anterior

Compartir el artículo

stats