Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos hombres discretos

Tanto Ladis Velasco como Vicente Díaz han intentado pasar desapercibidos en sus respectivas parcelas, pero al mismo tiempo realizando una labor callada, efectiva y leal

Vicente Díaz recibe de Antonio Suárez, presidente de la Filflp, en presencia de Pedro Juan Díaz, un recuerdo.

Vicente Díaz recibe de Antonio Suárez, presidente de la Filflp, en presencia de Pedro Juan Díaz, un recuerdo. LP / DLP

En unos tiempos en los que prima llamar la atención, en donde la vida no se entiende sin estar en el foco de las cámaras, en la presencia en las redes sociales o en los medios de comunicación, tanto Ladis como Vicente intentan pasar desapercibidos, realizando una labor callada, pero efectiva y leal.

Ladis, al que un contratiempo con su salud serviría como excusa para pasar a un segundo plano, ha estado al pie del cañón en casi todas las conferencias del Clinic, pero, por encima de todo, seguir siendo su coordinador. Él es la persona que se encarga de contactar con todos los ponentes, muchos de ellos árbitros internacionales y con apretadas agendas, y coordinar sus estancias en la isla. "Nadie le puede decir no cuando te lo pide Ladis", se dijo en alusión a su impagable trabajo. Pero cuando surge el problema, Ladis también poporciona soluciones.

Cuando el 'jefe' de los VAR (sistema de viodearbitraje) se vio obligado a cancelar su viaje a Gran Canaria, allí estuvo Ladis para obtener una rápida respuesta afirmativa de su segundo, Clos Gómez. "Ladis es de esos directivos que cuando toca a la puerta de mi despacho no sólo viene a informarte de un problema, sino a darte una solución", resumió Pedro Díaz Batista, presidente del Comité al glosar la figura de Velasco Martínez, un hombre que ha tutelado la trayectoria de centenares de árbitros de nuestra provincia y a quienes, en más de una ocasión ha tenido que darles un tirón de oreja o comunicarles que ha descendido de categoría.

Ladis y Vicente fueron los grandes protagonistas de la sesión del viernes en Expomeloneras, espacio en el que recibieron, en muestra de aplausos, todo el cariño que se han ganado entre los miembros del colectivo arbitral.

Merecido reconocimiento

Con lágrimas en los ojos, y escoltado por su esposa, el trabajo de Ladis no sólo fue reconocido por sus compañeros de junta directiva, que le entregaron la insignia de oro, sino por el Comité Nacional. Victoriano Sánchez Arminio le hizo entrega de un presente "en nombre de todos los colegiados de España".

Fue en este punto donde Ladislao Velasco pronunció algunas palabras de agradecimiento. "Victoriano, gracias por haberme elegido durante estos años como delegado informador de las máximas categorías del fútbol español, máxime cuando este era un puesto al que sólo podían acceder ex árbitros de primer nivel".

También se unieron al homenaje, la UD Las Palmas, que le entregó una camiseta serigrafiada con su nombre y firmada porlos jugadores de la primera plantilla; la Federación de Fútbol de Las Palmas, que le regaló un cuchillo canario y la familia Pulido, cuyo patriarca dijo, emocionado: "Lo conozco desde hace 40 años y para mi ha sido como un padre. Si algo distingue a Ladis es que cuando le planteas cualquier tema, de su boca nunca sale la palabra no".

Disfrutar del arbitraje

Vicente Díaz que quedó sin palabras cuando Pedro Juan Diaz anunció que le se iba a conceder la insignia de oro como broche final a su trabajo como árbitro de Primera División de fútbol sala. Emocionado, sólo pudo decir gracias. Sin embargo, 12 horas después y recuperado del shock emocional, si se dirigió a sus compañeros en la clausura y lo hizo junto a su hermano gemelo Juan.

"El arbitraje es un largo camino. Podía hablar de 25 temporadas, 21 de ellas como árbitro nacional, nueve de ellas en Primera División, dos mil y pico partidos y millones de errores. Sin embargo, ser árbitro me ha permitido disfrutar. Esto es mi vida y quiero que siga siendo mi vida. Más que pitar finales de Liga o supercopas, yo me llevo el recuerdo de personas. Uno de los momentos más alegres fue la temporada que pite con mi hermano en Segunda", dijo con voz entrecortada por la emoción.

Entrado en el terreno personal, el discreto Vicente Díaz recordó que "un día después de que naciera mi hija me fui a Barcelona a pitar". También recordó que el día que se casó le comentó a su esposa que "si no me paso con los cubatas, cojo el vuelo de las tres de la madrugada a Madrid y a las diez de la mañana podré pasar las pruebas físicas, como así sucedió".

Vicente terminó su alocución con un auditorio en pie y aplaudíendole durante más de un minuto, al tiempo que recordaba las "broncas" recibida por parte de su presidente cada vez que se sentaba con sus compañeros de sala en los actos institucionales pese a que Díaz Rodríguez ocupa el puesto de director técnico.

En el capítulo de homenajes, el Comité Técnico de Árbitros de Las Palmas también tuvo un momento para Victoriano Sánchez Arminio a quien le hizo entrega de un album fotográfico en el que se hace un recorrido histórico de su presencia en Gran Canaria durante las distintas ediciones del Clinic y la Antorcha de la Concordia.

Compartir el artículo

stats