20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Santos se ve privado de su fiesta

Los incidentes tras el partido en Sardina del Norte empañan su merecido logro

El Santos se ve privado de su fiesta

El Santos se ve privado de su fiesta

El Santos Las Palmas será debutante la próxima temporada en la Cadete Preferente después de hacer valer su victoria sobre el Sardina en la ida por 2-0 y empatar en Sardina del Norte, en un partido que tuvo un final realmente desagradable por los graves incidentes que tuvieron lugar cuando los capitalinos iniciaban la celebración por este logro deportivo, como relatamos en la edición dominical de La Provincia/DLP.

No fue un buen partido el de vuelta. Bastante espeso y plagado de imprecisiones en el que el Santos, dirigido por Erik Ramos, se llevó la mejor parte, con alguna ocasión y la escapada de Naim, su mejor futbolista, para marcar el 0-1 y dejar prácticamente la eliminatoria sentenciada

El Sardina no sacó provecho a las acciones a balón parado que tuvo a favaor y en la jugada con mayor peligro, culminada por Ancor, el gol no fue concedido por un fuera de juego señalado por el primer asistente del árbitro.

La segunda parte se animó. El equipo local salió con más ganas y mejor fútbol y Ancor pudo marcar, pero el balón lo despejó a córner Kilian. Y poco después llegó el 1-1 por un penalti sobre Ancor, tras fallo defensivo del Santos. Jordi lo convirtió con seguridad en gol.

Pero el Sardina necesitaba tres goles más y el Santos supo controlar el partido, aunque tanto Maciot, en una falta, como Isidro se toparon con Kilian que evitó nuevos goles. Tampoco el inquieto Naim estuvo más acertado en dos nuevas ocasiones en este periodo.

Acabó un partido, que apenas tuvo roces entre los futbolistas, pero al final hubo quien se empeñó en ser triste protagonista y el Santos tuvo que celebrar su merecido ascenso en el vestuario y no en el campo como es lo lógico, aunque también pudo hacerlo junto a sus aficionados que se encontraban en la banda y no en el centro del terreno de juego, cerca del equipo contrario. Los roces se hubieran evitado y tal vez los graves y lamentables incidentes que se registraron a continuación.

Compartir el artículo

stats