El sorteo de El Niño, que se celebra hoy, también se ha visto afectado por la crisis económica. Los propietarios de las administraciones de lotería de la isla confirmaban ayer el descenso en las ventas con respecto al pasado año aunque en los últimos días había habido un repunte de clientela a comprar.

El segundo sorteo más importante del año, que repartirá 840 millones de euros en premios, no ha levantado expectativas entre los canarios y eso a pesar de que el Gordo pasó rezando el Archipiélago. Tres millones de euros del Gordo navideño se quedaron en Tenerife y cinco millones del segundo fueron rumbo a La Palma. Un pellizco de 5.000 euros voló hasta el municipio majorero de La Oliva (Fuerteventura).

Loterías y Apuestas del Estado ha asignado a Canarias 33.121.260 euros en billetes para este sorteo del Niño pero los loteros afirmaban que se devolverán muchos décimos porque este año la gente ha comprado menos e incluso no han querido invertir, como otros años, los reintegros ganados en la lotería del 22 de diciembre.

La dueña de la administración de lotería número 45, La Chiripa, Montse Moragas, afirmaba que la clientela había esperado a comprar los "últimos días" pero que la "crisis se ha notado". Moragas explicaba que hasta que no se ha cobrado la nómina de diciembre no se ha lanzado a tentar a la diosa Fortuna. "En Reyes, además, siempre se adquieren menos décimos que en el sorteo de Navidad porque apenas hay dos semanas para comprar", relató Moragas. La lotería para el sorteo de El Niño llega a las administraciones en el mes de noviembre.

Como todos los loteros, Montse también sueña con dar el primer premio aunque ha tenido la oportunidad de dar felicidad con un sorteo ordinario de los que se realizan a lo largo del año. "Dimos uno cuando se acababan las pesetas pero en un sorteo del sábado; que no es nada fácil".

Su clientela había apostado por la terminación en 13 y en 7. "El 13 es el figura. La gente apuesta por las terminaciones no tanto por el número en sí".