El grupo socialista en el Cabildo de Gran Canaria lanzó ayer a través de su consejera Isabel Guerra duras acusaciones contra el PP al ver "cómo los servicios sociales de esta corporación se deterioran" a raíz del anuncio público por parte del consejero del área, Francisco Santana, sobre un recorte del 11 % en materia de Bienestar Social de la corporación insular. Guerra señaló: "A pesar de la crisis vivida en los últimos años, el PSC-PSOE jamás redujo los presupuestos para las políticas sociales. Es más, todas las áreas sufrieron recorte presupuestario excepto ésta, que fue incrementada el pasado año en un 12 %. Por eso, no vemos que se justifique una bajada de presupuesto del área basándose en la crisis", tal como ha afirmado públicamente el PP.

"No es lo mismo ahorrar que recortar presupuesto. Es evidente que hay ciertos servicios que se tienen que mantener porque afectan a las personas más vulnerables de la sociedad. Por ejemplo, no se entiende que se aminore en las políticas de mayores, cuando es un hecho que el año pasado Gran Canaria tenía en torno a 112.000 personas mayores de 65 años y que la proyección en el año 2020 es que van a ser más de 150.000 los mayores de 65 años que tenemos en la Isla. Los 19 centros que ahora tiene el Cabildo más los seis privados no van a ser suficientes. Gran Canaria envejece. La esperanza de vida es cada vez mayor y esta realidad tiene que tenerla en cuenta el grupo de gobierno, que aplica la motosierra en un área sensible", subrayó.

"El gobierno del PP debe hacer un esfuerzo por mantener las políticas sociales. No puede pretender recortar en las partidas destinadas a esta área. Y en todo caso, ese presupuesto debería destinarse a incrementar servicios. Ya no sólo se ha reducido presupuesto destinado a los ayuntamientos y ONG en materia de prestación de mayores, sino que ahora toca también reducir los propios servicios que ejecuta el Cabildo", lamentó.