Las obras de ampliación del tanatorio municipal de Las Rubiesas, en el cruce de Melenara, podrán seguir su curso sin que se haga necesario llevar a cabo labores de demolición de una parte de la estructura, tal como dio a entender días atrás el concejal de Obras Públicas, Ignacio Serrano.

La alcaldesa de la ciudad, María del Carmen Castellano, informó ayer de que se ha conseguido buscar la fórmula para impedir esta intervención, a priori necesaria según la versión del PP porque la obra, iniciada en tiempos de NC, tenía varias anomalías.