Amigo Lucas: Ayer fue el 10º aniversario del 11 de septiembre, y el día hizo pensar a muchos en la caída de las Torres Gemelas recordando que los humanos, cuando nos ponemos a hacer lo malo, somos peores que los mismos animales.

Todavía recuerdo que aquella mañana del 11 famoso yo estaba haciendo servicio en el Hospital Negrín como capellán, en la planta 5ª. Fue allí cuando un amigo médico me señaló la televisión diciéndome lo que estaba sucediendo en Nueva York. De verdad que no me creía lo que estaba viendo en aquel lugar donde, algunos años antes, yo mismo había estado sustituyendo un mes en una parroquia de la 5ª Avenida. Aún recuerdo la mañana en que visité aquel edificio imponente con el amigo Rafael Granados que también sustituía en una parroquia de New Jersey.

Oye, el 11 de septiembre me hace pensar mucho en la sociedad que tenemos. Estos días me decía un amigo que estuvo muy metido en política, que el ser humano se había embrutecido y refugiado en las filas de la mentira y de los ateísmos baratos. "Amigo Paco", me decía, "gracias que la fe me sigue ayudando e iluminando, y que con ella veo que, cuanto más pasan los años, más amo a Jesús de Nazaret y a su mensaje salvador. Te manifiesto que la fe es el don más precioso que puedo tener en este valle de lágrimas..."

Luego me comentó lo interesante del reportaje del domingo antepasado, el que le hizo la periodista Cira a la religiosa oblata Alicia Martel. Me decía que la experiencia de esa mujer consagrada y de otras, contando esas experiencias nocturnas con un mundo femenino, eran solo para gente de oídos y de corazón grande en saber estar y ofrecer caminos de salida a las que han sido engañadas..."

Amigo lector/a, acabo el minutillo de hoy y te invito a que le des un vistazo a los cursos que ofrece el Centro teológico, tanto en Tafira como en Las Palmas. Piensa que los cristianos necesitamos hoy con urgencia reflexionar la fe para poder caminar en una sociedad pluralista dando con el testimonio lo que afirmamos. Hoy vemos que más que nunca es necesario estar al día para poder ofrecer y plantear la fe a los que la buscan. Ponte en contacto con el Instituto superior de Teología 928 452 946. Seguro que tu decisión te abrirá un camino de Luz para afrontar crisis de trabajo, de familia, de convivencia... y así poder encontrarle sentido a esta vida.