El Ayuntamiento de Gáldar espera ahorrar cuatro millones de euros mediante el expediente de regulación de empleo (ERE) con el que pretende despedir a 54 de sus empleados y suspender temporalmente los contratos de otros 87, así como con los recortes realizados. El alcalde, Teodoro Sosa, en declaraciones ayer a la Cadena Ser, especificó que con el ERE el ahorro para el Consistorio ascendería a 2,5 millones de euros, una cantidad que se sumaria a los 1,5 millones conseguidos tras el despido de trabajadores temporales y la no renovación de contratos.

El alcalde galdense, tras resaltar que él no juega "con la comida" de los funcionarios que han entrado legalmente en el Consistorio, se mostró crítico con los que disponen de un puesto laboral en el Ayuntamiento "por ser amigo de un alcalde o estar afiliado a un determinado partido político".

Sosa señaló que la corporación local cuenta en estos momentos con 70 funcionarios y unos 400 empleados laborales, un número de trabajadores que considera excesivo para una población de 25.000 habitantes.

El grupo de gobierno galdense ha despedido a 29 trabajadores con contratos temporales y se plantea eliminar a otros 54 empleos, de los que 37 serán con despidos directos y 17 con prejubilaciones para mayores de 60 años. Asimismo, el político nacionalista lamentó el índice de absentismo en la administración local y criticó también que en un departamento como el de Urbanismo haya 25 empleados. También recordó que UGT también practicó un ERE con sus empleados.