- ¿Cómo han acogido los empresarios de Arinaga la actualización y subida del IBI por la revisión catastral?

- El problema es que el catastro está aplicando unos valores muy elevados que tiene consecuencias en el Impuesto de Bienes Inmuebles, el IBI, que casi doblará los actuales costes dentro de 10 años. La junta directiva de Aenaga ya hemos mantenido una reunión con Óscar Hernández -concejal de Hacienda de Agüimes- hace diez días. El Ayuntamiento se ha comprometido a revisar la base imponible del 0,54, que es su parte, y están buscando salidas a nuestra situación. En ningún momento el Ayuntamiento nos ha puesto ningún tipo de trabas.

- ¿Cuál ha sido la sorpresa?

- La sorpresa que nos hemos llevado ha sido que va a haber un incremento cada año, alcanzando casi el doble en 10 años. Así, por ejemplo, quien paga ahora por una nave industrial 11.000 euros dentro de 10 años pagará unos 18.000 euros. Es un coste muy elevado en esta situación de crisis. Para nosotros ha sido un verdadero palo porque supone un nuevo desembolso en los impuestos, además de tener que mantener el polígono y pagar el agua y la basura.

- ¿Qué alternativas tienen?

- Hasta los cinco años no podemos hacer nada. Los empresarios de Arinaga queremos crear, junto a la Confederación de Empresarios, Asinca y el Ayuntamiento, una ponencia para que cuando se haga la nueva revisión catastral se fije un menor porcentaje del IBI para el metro cuadrado que tienen las empresas de las zonas industriales, que el valor que se aplica a las zonas residenciales. Eso facilitaría la creación de puestos de trabajo y aumentar los 7.500 existentes ahora en nuestra zona industrial.

- ¿Qué mejoras han solicitado al Ayuntamiento?

- Además de estudiar alguna bajada en lo que les afecta al Ayuntamiento, se están barajando disminuciones en las licencias de apertura para potenciar el comercio dentro del polígono de Arinaga y en las licencias de obras. También puede rebajarse el coste de la basura y del agua. El Ayuntamiento se ha mostrado dispuesto a colaborar con nosotros y así evitar que se sigan cerrando las empresas. No tenemos que escondernos para decir que la actual situación empresarial es muy mala.

- ¿Cuántos negocios se han cerrado en el polígono en los últimos tres años?

- De las 600 empresas que teníamos han caído cien empresas, casi un 17% del total. Ha afectado sobre todo a los negocios de aluminio, carpintería, de construcción y también a la alimentación. Por eso buscamos algún tipo de bonificaciones para las empresas que se ubiquen en Arinaga, como ya hizo el Ayuntamiento con los primeros negocios que se establecieron en el polígono industrial. Así se atraerían a empresarios que inviertan otra vez aquí.

- ¿Qué proyectos está desarrollando la Asociación de Empresarios de Arinaga?

- Ahora mismo estamos realizando un proyecto medioambiental, gracias al cual asesoramos a las empresas en la gestión de los residuos. Con eso estamos logrando que las empresas no sean sancionadas por no gestionar bien la eliminación de los residuos, ni por no disponer de las correspondientes certificaciones. También tenemos otro proyecto de dinamización de las áreas comerciales abiertas, ya que el 80% de los negocios del polígono realizan ventas directas al público. Eso muchos no lo saben y nosotros queremos promocionarlo con campañas informativas y con una publicación de una guía.

- ¿Cómo les influye que el puerto de Arinaga no acabe de ser operativo?

- Ecoaga, el Ayuntamiento, la Autoridad Portuaria y Aenaga seguimos buscando vías de soluciones para el puerto, como la instalaciones de nuevos proyectos como el fuel. La apuesta nuestra sigue siendo que el puerto se ponga operativo cuanto antes, ya que en dos años si no está funcionando se tendrá que devolver a la Unión Europea los dineros que se han invertido aquí.

- ¿No cree que el gas podría facilitar su funcionamiento?

- El gas es un tema que tanto el Ayuntamiento de Agüimes como la Mancomunidad del Sureste lo han descartado.

- ¿Pero, ustedes los empresarios qué creen?

- Bueno, ellos no han dicho que no al gas, sino que se ponga mar adentro. Nosotros esa propuesta la vemos viable. También cabe otra propuesta como es hacerla en Juan Grande, cerca del barranco de Tirajana. Allí la cárcel no la quería nadie y se hizo en tres años, y puede ser una vía de solución. Además, nosotros hemos visto cómo se nos ha paralizado el desarrollo de las energías renovables. Muchos empresarios invirtieron en placas solares y no disponemos de puntos de enganche. Hay más de 30 proyectos paralizados y hay un concurso de Ecoaga para hacer párquines con pérgolas fotovoltaicas en todo el polígono, que necesitará los enganches a la red eléctrica. Además, las tarifas de antes han bajado, por lo que ahora es poco rentable apostar por la energía fotovoltaica.

- ¿Cómo está la campaña de socios de Aenaga?

- La verdad es que tenemos unos 230 socios y queremos ampliarlos. Para ello vamos a celebrar un encuentro empresarial familiar de un día con el fin de que nos unamos más y no nos veamos como competidores. Será un encuentro festivo, que facilitará el conocimiento de todos y que orientemos a los clientes a los diversas ofertas del polígono.

- ¿Tienen alguna otra iniciativa entre manos?

- Sí. La próxima semana Aenaga vamos a repartir unos 200 paquetes ente los parados más necesitados de Agüimes. Ya nos hemos puesto en contacto con el Ayuntamiento para organizarlo. Queremos tener una atención especial en estos momentos de crisis con los que más lo necesitan. Por otro lado, ya estamos trabajando para celebrar la primera feria industrial del próximo año.