Un año después del acto de inauguración y tras una inversión superior a 5,5 millones de euros sigue sin recibir pasajeros. La estación de guaguas de Teror continúa pendiente de que la Autoridad Única del Transporte del Cabildo obtenga el visto bueno definitivo de la compañía eléctrica para ponerse en servicio, después de que el Ayuntamiento haya garantizado reiteradamente la seguridad del muro de la vía de acceso.

La primera piedra se puso en 2008, las autoridades municipales e insulares la presentaron ya con retraso en sociedad hace un año antes de las elecciones, pero todavía ninguna guagua de Global ha entrado a dejar y recoger a sus usuarios. Mientras, el intercambiador de Teror sigue cerrado y con el peligro de deteriorarse.

La estación pasa por ser una de esas obras públicas que se eternizan por sufrir deficiencias antes de abrirse. En esta situación lleva un año, sin que de momento disponga de todos los permisos para su apertura final.

La consejera de Transportes, María del Carmen Rosario, reconoce que todavía están pendientes de recibir el informe favorable de la compañía eléctrica, tras recibir el visto bueno de Industria y resolver las deficiencias de un muro en el vial de entrada.

El concejal de Urbanismo de Teror, Armando Santana, delega toda la responsabilidad en el Cabildo, por cuanto afirma que han mandado reiterados informes en los que demuestran que la citada pared ofrece todas las garantías de seguridad, a pesar de que se les achacó a ellos este retraso de una obra, en la que se invirtieron más de 5,5 millones.