Algunas de las playas de Gáldar concentran un grave riesgo para los bañistas. Salud Pública del Gobierno de Canarias confirmó ayer que las aguas fecales en la playa de Los Dos Roques provocaron el brote de gastroenteritis que afectó finalmente a 70 personas durante el fin de semana, por lo que recomienda su cierre hasta que se adopte una serie de medidas. Sanidad constata, pese a que los análisis efectuados mostraron "signos normales", que una confluencia de factores de riesgos contaminantes afecta tanto a esta zona como a las playas de su entorno, entre las que cita a El Agujero, Bocabarranco y La Furnia. "En cualquiera de ellas podría darse un episodio similar al acaecido en Los Dos Roques", asegura la Consejería de Sanidad.

El problema de la contaminación de las playas de Gáldar reaparece periódicamente. Sobre todo, en los meses de verano por la masificación de esta zona. El elevado grupo de enfermos atendido el fin de semana por náuseas, dolor abdominal y vómitos, y en algunos casos diarrea y febrícula sin hospitalización, ha servido para que la Dirección General de Salud Pública vuelva a constatar un mal histórico.

La investigación epidemiológica es contundente y "confirma que el origen del brote se encontraba en la piscina de Los Dos Roques", por lo que recomienda la prohibición del baño hasta que no se adopten medidas preventivas, alguna de las cuales tiene difícil solución a corto plazo, ya que establece con uno de los gérmenes el emisario submarino de la planta depuradora de Bocabarranco, que lleva años con problemas.

La Consejería señala que el litoral de esta zona en la que se encuentra esta piscina natural y playa "está expuesta a una serie de riesgos ambientales susceptibles de afectar a los usuarios de la zona de baño". Entre ellos, habla de "posibles vertidos de aguas residuales de algunas viviendas colindantes", como de la rotura del citado emisario submarino, cuyo "efluente constituye un factor de riesgo ambiental para la zona, dependiendo del mayor o menor grado de depuración de agua residual que recibe la planta y de la dirección del viento y de las corrientes", como sucedió el pasado fin de semana.

Al mismo tiempo, determina que existen problemas de estancamiento del agua, y que ese día "la piscina se mantuvo durante seis horas sin renovación y expuesta a una temperatura ambiental media de 26 grados, lo que facilita la multiplicación de la flora microbiana existente en el agua".

Pese a todo, admite de que el agua analizada mostró "valores normales con escasa o nula presencia de indicadores bacterianos de contaminación fecal", que achaca a la previa renovación del agua por la marea. Pero sí detectó la presencia de algas en las rocas y pavimento que "son claros indicadores macroscópicos de un proceso de contaminación continuada como consecuencia de la presencia de minerales nutrientes y materia orgánica procedente de las aguas residuales que vierten en la zona". Por eso "no recomienda el baño mientras la zona continúe expuesta a estos factores".

El Gobierno fija medidas preventivas tanto en esta playa como en otras de su entorno. Y cita expresamente El Agujero, Bocabarranco y La Furnia. "En cualquiera de ellas podría darse un episodio similar al acaecido en Dos Roques, dado que los factores de riesgo a los que están expuestos son similares".

Medidas a adoptar

Z Vertidos

Aguas residuales

El informe concluye que el Ayuntamiento de Gáldar debe identificar y eliminar los vertidos de aguas residuales en Los Dos Roques.

Z Alcantarillado

Canalizaciones

Canalizar la red de alcantarillado de las viviendas colindantes.

Z Emisario submarino

Bocabarranco

La tercera medida es reparar el emisario submarino de la depuradora de Bocabarranco.

Z Piscina natural

Drenaje

Abrir un drenaje inferior en la piscina de Los Dos Roques, para que todas las mareas renueven el agua.

Z Otras playas

Medidas excepcionales

Adoptar las mismas medidas en El Agujero, Bocabarranco y La Furnia.