Una caravana compuesta por más de 300 taxistas con sus correspondientes vehículos, procedentes del aeropueto de Gran Canaria y afincados en los municipios de Telde, Ingenio, San Bartolomé de Tirajana y Mogán, han tomado este mediodía la calle Bravo Murillo y las vías aledañas para protestar por el nuevo borraror que maneja para el sector el Cabildo de Gran Canaria y que faculta a los conductores de otras localidades para acercarse hasta el recinto aeroportuario y recoger, con un contrato previo, pasajeros.

El alcalde de Ingenio, Juan José Gil, el concejal de Transportes de Telde, Francisco Medina, y representantes de las coopertaivas y asalariados del gremio se reunieron con la consejera insular del área, María del Carmen del Rosario Godoy, para trasladarles las alegaciones que han presentado a la citada norma.

Tanto Telde como Ingenio insisten en que el aeropuerto no puede ser declarado zona sensible debido a la escasa demanda de trayectos que se registran actualmente en Gando y consideran que la apertura del mercado tal y como existía hace unos meses podría suponer la ruina para muchas de las familas que vivevn del taxi en este punto de la Isla.