El informe de Sanidad Pública del Gobierno de Canarias, que fue entregado en la tarde de ayer al Ayuntamiento, apunta que solo un alimento de la guardería municipal de Arguineguín, en Mogán, una ensaladilla, portaba la bacteria de la salmonela, exactamente la Salmonella enteritidis, la cual afectó desde el lunes 11 de marzo a un total de 35 personas.

Asimismo, el informe apunta también que podría ser alguna de las trabajadoras de la guardería la que portara o transmitiera el brote durante la manipulación de los alimentos del almuerzo que se ofreció ese día.

Ante las nuevas conclusiones y para informar a los progenitores de los niños de la guardería que están en el Hospital Materno Infantil, el alcalde de Mogán, Francisco González, acudió ayer al hospital para tranquilizar a los padres.

Francisco González indicó que se apuntó a la ensaladilla como origen del brote de salmonela, aunque indicó que "algunos de sus productos venían en lata, y las papas y los huevos fueron sancochados, lo dice el informe".

De todos modos, la tensión se notó durante la reunión entre el alcalde y los padres y madres. "Muchos de ellos llevan en el hospital desde el viernes y otros han dormido poco y están nerviosos", indicó uno de los asistentes.

Discrepancias

Durante la reunión, varias madres y padres discreparon de los argumentos que, según el alcalde, estaban en el informe. Uno de ellos fue respecto a quiénes comieron la ensaladilla. Según el informe, fueron los niños de edades entre dos y tres años. Sin embargo, al menos nueve niños menores de dos años sí comieron dicho alimento, según los padres.

Otro aspecto que creó diferencias era que algunos niños -cuatro- vomitaron antes del mediodía, antes de comer la ensaladilla. "Eso podía ser por otra cosa. Es un síntoma normal", dijo una madre, lo cual compartía el alcalde. Otra progenitora afirmó: "Mi hija no ha ido durante un mes a la guardería y el único día que estuvo allí fue el lunes. Ahora está hospitalizada".

El alcalde aseguró a todos los presentes: "No voy a eludir mi responsabilidad. No me escondo". A lo que añadió: "La guardería ha tenido los controles sanitarios exigidos. Tenemos seguro".

Dieciséis niños, de tres clases distintas de la guardería, han sido hospitalizados -uno más desde el pasado viernes-. Otros nueve fueron atendidos en un centro de salud, aunque no ingresaron en un centro hospitalario, como tampoco lo fueron diez adultas, que son monitoras del centro que estaban afectadas por la bacteria.

Por otro lado, Teodoro Ramírez, padre de una niña de 19 meses, manifestó: "Los médicos nos han dicho que hay que ser pacientes con la salmonela". Su hija comenzó con los primeros síntomas de la bacteria el lunes de la semana pasada. Es por eso que a este padre le cuesta entender cómo el Ayuntamiento no procedió con el cierre de la guardería "antes, ya que los primeros síntomas se dieron el martes".

Fuera del entendimiento de Teodoro Ramírez también están las palabras de Carmen Rosa Hernández, concejal de Educación, quien declaró públicamente, según atestigua el progenitor, que "es posible que el portador pudiera ser algún padre", contó.