Servicios Sociales del Ayuntamiento de Telde negocia con tres organizaciones no gubernamentales (ONGs) de la isla la reapertura del centro de menores del Valle de Jinámar, que fue objeto de un profundo saqueo el pasado año sin que llegase a abrir sus puertas. El inmueble, cuya ejecución se realizó con un presupuesto de 1,18 millones de euros, se encuentra ubicado en la calle Manuel Alemán Álamo y nunca se ha puesto en funcionamiento debido a la falta de recursos económicos que afecta tanto al consistorio teldense como a la consejería de Bienestar Social del Gobierno de Canarias, con el que el municipio entabló conversaciones en el año 2012 para poder dotar de mobiliario y recursos humanos al citado centro.

La imposibilidad material de obtener dinero con el que dar un uso al equipamiento es el principal motivo que ha llevado a la directora de gobierno de Servicios Sociales en la ciudad, Minerva Santana, a iniciar una ronda de contactos con varias ONGs para otear la opción de que estas puedan asumir la gestión del edificio, que fue levantado gracias a sendas partidas de uno de los planes Feile que el Estado impulsó durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Unos de estos colectivos es Aldeas Infantiles, quien cuenta con varios pisos tutelados para menores junto al barrio de Las Medianías. Santana no precisó el nombre de los otros dos, pero sí reconoció que la situación económica actual hace "muy difícil" la reapertura de la infraestructura, tapiada por el Ayuntamiento de Telde tras un desvalijamiento exhaustivo.

De hecho, tal como desveló este periódico en su edición del 2 de agosto del pasado año, la inexistencia de medidas de seguridad propició que más de 20 habitaciones quedasen completamente destrozadas tras el paso de los ladrones. Cableados, falsos techos, griferías y hasta cajas de registro, marcos, puertas y ventanas fueron saqueados sin remisión en un inmueble que fue construido entre los años 2010 y 2011 por dos empresas en otras tantas fases.

"Aunque no hay nada descartado, las tres ONGs nos han dicho que el centro es demasiado grande como para que ellos puedan atenderlo y explotarlo en su totalidad, así que estamos estudiando ahora otras opciones", abundó Santana. Pese a estar inutilizado, el Ayuntamiento de Telde optó por recepcionar la infraestructura antes de las elecciones de 2011 sin ser esta área una cometencia directa de las corporaciones locales.