El abogado del diputado regional del PP Jorge Rodríguez, uno de los siete imputados en el "caso Europa", ha pedido este viernes 7 de marzo a la Sala de lo Civil y Penal del TSJC una instrucción suplementaria ante la denuncia formulada por el testigo Francisco Gordillo de que fue coaccionado por la Policía.

El letrado José Álvarez, al inicio de la vista, ha señalado que Gordillo, exasesor del Ayuntamiento de Telde (Gran Canaria), declaró este jueves como testigo con obligación de decir la verdad, por lo que reclama que se designe a un instructor del alto tribunal canario para que averigüe si hubo esas presiones y amenazas que le llevaron a admitir el cobro de comisiones ilegales en la corporación.

Álvarez, en declaraciones a Efe, ha indicado que, de ser ciertas esas afirmaciones, "es nulo de pleno derecho" este proceso, si bien el presidente de la Sala de lo Civil y Penal del TSJC, José Ramón Navarro, ha señalado en el plenario que esta petición se resolverá en la sentencia que se dicte.

Las defensas del resto de los acusados se han adherido a la petición del abogado de Jorge Rodríguez, salvo la que ejerce el imputado que denunció el caso, Francisco José Benítez Cambreleng.

Gordillo, que fue asesor de la edil de Obras Públicas y Contratación de Telde María Antonia Torres (PP), ya fallecida, manifestó ante la Sala de lo Civil y Penal que había esperado siete años a revelar esas coacciones porque como testigo estaba obligado a decir la verdad.

En la jornada de hoy, además se ha solicitado la nulidad de entrada y registro de la empresa Marisa Informática y de las pruebas obtenidas en ella. Según la acusación, esa sociedad facturó unos cursos que no se impartieron para justificar una comisión de 24.000 euros que supuestamente recibió el imputado Juan Carlos Saavedra, entonces gerente de la empresa municipal Urvitel.

Esta solicitud, a la que se ha opuesto el Ministerio Fiscal, ha sido reclamada tras reconocer ante la sala un policía que no asistió a esa operación, pese a que su carné profesional figuraba en el auto judicial como que sí había estado.

Para el fiscal Anticorrupción Luis del Río, se trata de un "error material intrascendente", y no de una falsedad.

Las distintas irregularidades, que según las defensas se han cometido en la actuación policial, han vuelto a centrar el interrogatorio de los policías que han declarado durante la mañana de hoy como testigos.

Todos ellos han ratificado sus actuaciones y, en concreto, el entonces jefe de la Brigada de Información de la Policía en Las Palmas ha defendido la instrucción llevada a cabo por el inspector a cargo del caso, y ha negado haber recibido directrices para perjudicar a personas ni empresas relacionadas con de esta causa.

Ha considerado normal las entrevistas que la Policía mantuvo con Benítez Cambreleng en su casa antes de que este formalizase su denuncia, debido a la cantidad de información de que disponía y a su relevancia, y ha explicado que el hecho de que fuera un grupo de su brigada el que se hiciera cargo de la investigación se debió a que estaba íntimamente ligado al "caso Faycán", que llevaba esta sección.

El exjefe de la Brigada de Información también ha negado "manipulación" alguna en la investigación, aunque pudiera haber algún error, y que se llegara a acuerdos de ningún tipo con el denunciante.