En una modesta dependencia del Centro de Adultos de Jinámar Yaiza Ojeda, monitora de cocina, se esfuerza para que sus alumnas -la mayoría mujeres aunque hay apuntados varios hombres- le cojan el tranquillo a la preparación del pescado blanco. Ayer se iniciaba el primer día de u n taller de cocina que tendrá su culmen este sábado con la degustación de los platos elaborados por sus participantes para 100 comensales.

Mientras llega ese día, Ojeda y su alumnado, que ayer tuvieron como invitadas a un grupo de mujeres del taller de yoga que dirige Susana Pérez, técnica municipal de Promoción de Salud del Ayuntamiento de Telde. Loly Santana, Encarnación Ponce, María Dolores Rodríguez, Mari Carmen Arencibia y María José Castro observaban cómo tres estudiantes ayudaban a la monitora a preparar los dos platos del día: brecas a la parrilla y antoñitos en salsa pimentón. Todas coincidían en la necesidad de aprender a comer bien y si es con recetas económicas mejor.

También estaba Juan Morales López, uno de los inscritos en el curso, que se apuntó porque le parece estupenda la idea de aprender más sobre cocina, ya que en su casa él hace la comida. Es el segundo curso de cocina sana en el que participa y no descarta otros.

De lunes a viernes y de 17.00 a 19.00 horas, en este taller se prepara tres platos diarios. "Hoy [ayer para el lector] nos ha fallado un plato porque no había pescado en la lonja", afirma Yaiza Ojeda, mientras ya supervisa cómo Elisa Moreno, Josefa González y Laly Figueroa, se manejan entre tomates, pimientos, brecas, besugos y los otros ingredientes necesarios para elaborar los platos del menú.

Las tres son ya unas veteranas en diferentes talleres de cocina sana. Elisa Moreno ha realizado "cinco o seis cursos"; Laly Figueroa ha asistido a cuatro o cinco cursos y Josefa González, a dos. Todas consideran estupendo que se organicen estos cursos porque se aprenden cosas nuevas y se mejora la dieta alimenticia. Acostumbradas a estar entre fogones, las tres se mueven con ligereza en la improvisada cocina compuesta por sencillos electrodomésticos, vajilla más que amortizada por su uso. Las ganas por hacerlo bien, sin embargo, son más fuertes que los modestos medios a su alcance.

Sanos y económicos

Francisco López, concejal de Sanidad, que asistió a la inauguración del curso, considera que la finalidad de estos talleres de cocina sirven para divulgar las recomendaciones necesarias para mejorar nuestra salud.

"Ya organizamos una semana del pescado azul y tenemos pendientes otras de carnes, verduras y postres. En esta del pescado blanco, caracterizado por su bajo índice en grasas y con pocas calorías, buscamos exponer los beneficios para la salud de este pescado, añade López, quien demostró sus conocimientos sobre pescado con los presentes al hablar sobre los nombres que se dan en Canarias y en otras partes de España.

La Semana Gastronómica del Pescado Blanco está destinada para todos los públicos y "los platos que se preparan se hacen con ingredientes baratos que se pueden encontrar sin dificultad en el mercado y se pueden preparar en casa", apunta Ojeda, mientras indica a sus alumnas cómo tratar las brecas que servirán para uno de los platos del día. En su opinión, estos platos de pescado blanco, que son para cuatro personas, pueden salir como mucho entre 15 y 20 euros, una cantidad asequible para muchos hogares canarios.

En este taller gastronómico, como los otros realizados, el Ayuntamiento de Telde se encarga de comprar los ingredientes necesarios para la elaboración de los diferentes platos de pescado. Este taller de pescado blanco se ofrece con un amplio número de recetas para preparar las diferentes clases de pescado que se pueden realizar en los hogares de forma sencilla, sin grandes desembolsos y con una comida sana.