La Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias ha iniciado ya la redacción de los proyectos de urbanización que permitirán construir el nuevo barrio de Ojos de Garza en Montaña Las Tabaibas. El Ejecutivo autónomo, el Cabildo de Gran Canaria, el Gobierno central y el Ayuntamiento de Telde firmaron en julio, tras una tarde intensa en la sala de autoridadades del Aeropuerto, un convenio con el que los residentes se garantizan una expropiación digna cuando vayan a ser realojados para dejar paso al nuevo campo de vuelos.

Fuentes consultadas por este periódico confirmaron que los técnicos de la empresa pública Gestión y Planeamiento de Canarias (Gesplan) ya están trabajando en los distintos documentos técnicos que serán la base para la construcción del nuevo núcleo, cuyo coste final superará los 210 millones de euros, según cálculos iniciales.

AENA ya ha anunciado que no cree necesaria la habilitación de la pista antes del año 2025, aunque eso no ha sido óbice para que los residentes, que llevan 13 años con un plan director sobre sus cabezas, exijan medidas que aseguren su propio porvenir.

Posiciones encontradas

Frente a la tesis que maneja la Plataforma de Afectados por la Ampliación del Aeropuerto de Gran Canaria se encuentra Avetagan, un colectivo desde el que se insiste en que aquel plan director de 2001 no está vigente porque, destaca su portavoz, Néstor Martínez, "supera en cinco los ocho años que establece la legislación vigente sobre ordenación de aeropuertos de interés general para su actualización". Dicho de otra manera: la norma está caduca y no ha sido revisada pese a la solicitud cursada en su momento por Ingenio y Agüimes.

Martínez acusa al resto de instituciones de "mirar hacia otro lado" al permitir que "el Gobierno español incumpla el precepto legal que le obliga a actualizarlo". Desde su punto de vista, esa revisión abriría el expediente al control de la ciudadanía y haría desaparecer de la planificación la tercera pista "por ser innecesaria, quedando sin justificación alguna operaciones especulativas como el desalojo de Ojos de Garza, el parque aeroportuario o el desvío de la GC-1".