Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Consejero de Política Social del Cabildo de Gran Canaria

José Miguel Álamo: "Me gustaría seguir en Política Social, pero no descartaría ir en otro puesto"

"Si él quiere seguir, creo que Bravo de Laguna es un buen candidato por su experiencia y gestión"

José Miguel Álamo, el pasado viernes en la plaza de los Fueros de Gran Canaria.

José Miguel Álamo, el pasado viernes en la plaza de los Fueros de Gran Canaria. JUAN CARLOS CASTRO

La Consejería de Política Social apenas aumenta su presupuesto en 2015 y la oposición ya ha criticado que no se incrementen los fondos para emergencia social porque la experiencia demuestra que el dinero que se destina es insuficiente.

Efectivamente, en emergencia social empezamos con la misma cantidad del año pasado, 1,4 millones de euros, pero en 2014 se suplementó hasta 1,7 millones, que es lo que al final se ha gestionado. En 2013 empezamos con 1,3 millones y al final se destinaron 1,5 millones. La critica de la oposición me parece excesivamente detallista. Si hay que incrementar esa cantidad, se hará, no habrá problemas. No tenemos por qué pensar que el año 2015 vaya a ser igual que el 2014.

¿Y cuáles son las necesidades de la población que solicita esa ayuda de emergencia? ¿Qué perfil tienen esas personas?

Tienen necesidades básicas, como pagar un alquiler, recibos de agua y luz, el aseo diario. Son personas que se quedan sin ningún tipo de ingresos, que cobraban el paro y ya no lo cobran o tienen unos ingresos mínimos. Se está haciendo un trabajo muy bueno con los ayuntamientos y de alguna manera esa ayuda se ha institucionalizado, pero desgraciadamente es un apoyo puntual.

¿Cual es la evolución?

El número de ayudas de emergencia se mantiene. No hemos visto un incremento notable en los últimos años. La situación de esas familias no ha mejorado, pero tampoco ha empeorado como para generar una alarma. La realidad es que hay persona a las que les cuenta subsistir día a día. Por ejemplo, en núcleos como Jinámar hemos detectado que hay familias con niños pequeños que no tienen para comprar los productos lácteos.

¿En qué municipios de la Isla se concentran esas emergencias sociales?

En los más poblados, Las Palmas de Gran Canaria y Telde. Jinámar siempre ha sido un barrio con problemas y sería buena una acción de gobierno clara entre esos dos ayuntamientos para que sus concejalías de distrito tuvieran allí un punto de información y gestión de las ayudas. Hay gente que la necesita, pero ni siquiera tiene dinero para coger la guagua y venir a solicitarla.

Cuando llegó al cargo había problemas en distintos centros de mayores. Unos se han cerrado, otros permanecen con deficiencias y tampoco se ha aumentado el número de plazas. ¿En qué situación está ese servicio?

En Ingenio hay problemas porque la empresa municipal Isogest está en concursal y actuaremos en función de lo que nos diga el administrador. El Cabildo sacaría una convocatoria para adjudicar el servicio porque esa residencia tiene 28 usuarios y no se puede quedar sin atención. Los centros de San Mateo y Firgas se cerraron porque no había demanda y esa es una de las cosas que debemos aprender para el futuro. Lo que hemos hecho nosotros es crear más plazas en grado tres de dependencia, que es donde existe más demanda. En la época de bonanza muchos ayuntamientos abrieron centros de día y residencia de mayores, pero no han podido gestionarlos porque tienen un coste alto. El Cabildo ha ido incrementando el presupuesto año a año para aumentar las plazas, pero también dependemos del Gobierno de Canarias. Para resolver el problema no solo hay que aumentar plazas, sino establecer políticas complementarias porque no todo el mundo quiere ir a una residencia. Se trata de hacer políticas preventivas para retrasar lo máximo posible la llegada de una persona a una residencia de mayores. La teleasistencia o los cuidadores a domicilio son servicios que se tienen que reforzar desde las administraciones públicas porque es evidente que no vamos a poder atender toda la demanda de camas sociosanitarias, pero tampoco todo el mundo quiere terminar en una residencia. Salvo que requiera un cuidado muy especializado, la gente quiere seguir viviendo en su entorno.

¿Cuántas personas hay ahora en lista de espera de una plaza sociosanitaria?

Tal y como está montado el sistema, el Gobierno de Canarias hace la valoración y nos da una lista a los servicios de admisión de los cabildos para disponer de los distintos recursos. En el listado de la dependencia, es decir en mayores y discapacidad, estamos manejando cifras en torno a las 1.500 personas. Esa es la realidad. Desgraciadamente, la dependencia es un problema no solo de dinero, sino de gestión y el Gobierno de Canarias tiene ese problema de gestión. También es cierto que en los últimos meses, con el director general José Gilberto Moreno, se han dado pasos importantes y se han incluido 1.000 personas más. Hay que invertir en plazas sociosanitarias porque eso también genera empleo, aunque sea en un sector muy concreto. Es un problema de difícil arreglo por una cuestión de volumen y requiere de una inversión enorme. El coste de una plaza en grado tres de dependencia tiene un coste de unos 25.000 euros al año.

¿Tiene previsto el Cabildo construir nuevos centros sociosanitarios?

No. Ahora mismo no porque hemos entrado en una fase de ordenar el sistema de atención.

Organizaciones no gubernamentales como Cáritas o Cruz Roja son las que aparecen ante la opinión pública como las que finalmente resuelven los problemas de los ciudadanos. ¿Que ocurría si no existiesen esas ONG?

Pues que las administraciones públicas tendríamos un grave problema. Pero también debemos especializarnos para complementarnos. Lo que no puede ser es que todo el mundo se dedique a recoger alimentos, porque para eso ya está el Banco de Alimentos. El Cabildo subvenciona a las cuatro grandes ONG, casi 400.000 euros a Caritas, más de un millón de euros a Cruz Roja, 150.000 euros a la Obra Social de Acogida y 22.000 . Si no mimamos a estas organizaciones vamos a tener problemas. No solo hay que aportarles dinero, sino estar con ellas en el día a día.

Es usted el tercer responsable de Política Social del Cabildo por las disputas internas en el gobierno del PP. Desde su nombramiento, al menos de cara al exterior, se han reducido los conflictos. ¿Es porque usted es un magnífico gestor o porque sus antecesores eran un auténtico desastre?

Hablar de uno siempre es complicado, yo puedo hablar de lo que me dice la gente. La política es para resolver los problemas, no para crearlos. Lo que debe primar es el consenso y la prueba está en que en el consejo rector del IASS no recuerdo ni un voto en contra. Yo creo en esa política, aparte de que el talante pueda ser más abierto. Hay que ser transparente y dar participación a los demás, pero no solo de boquilla, sino en la práctica

El presidente Bravo de Laguna lo ha puesto de bombero para apagar los fuegos en las consejerías más complicadas, de Educación pasó a Agricultura y después a Política Social, cada vez con mayores presupuestos y responsabilidades. ¿es previsible que siga en esa linea ascendente en el próximo mandato?

Yo agradezco la confianza que se ha depositado en mí. Yo creo en los equipos. En política no está bien visto que te vean como un comodín, pero la gente lo aprecia si demuestras una buena capacidad de gestión allí donde te pongan. Lo que intento es no defraudar a la gente que confía en mí, en este caso el PP, José Miguel Bravo de Laguna o José Manuel Soria con anterioridad.

El PP no ha tomado ninguna decisión de cara al Cabildo pese a que solo quedan cinco meses para las elecciones. ¿Podría estar en esa hipotética lista de candidatables a la Presidencia?

A mí me gusta el área de Política Social y no me importaría volver a repetir. ¿Retos más ambiciosos? Los partidos políticos están en un momento importante por los cambios que se están produciendo en la sociedad. Yo no descarto nada, estaría orgullosísimo y sería una enorme responsabilidad, pero siempre intento no defraudar a la gente que confía en mí.

¿Debe seguir Bravo de Laguna o hay que buscar una cara nueva?

El partido debe buscar el candidato que más votos le dé para ganar en el Cabildo. Aunque parezca una obviedad, hay que adivinar muy bien. Si él quiere seguir, creo que es un buen candidato por la experiencia y el nivel de gestión que se ha desarrollado. Esa es mi opinión, pero el partido decidirá y creo que ya no queda mucho tiempo para tomar esa decisión final.

Se ha hablado de la posible candidatura al Cabildo de los hermanos María del Carmen y Enrique Hernández Bento e incluso del presidente de la patronal, Agustín Manrique de Lara, ¿cómo lo vería?

Creo que solo son rumores.

Compartir el artículo

stats