Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece Adolfo Santana, el periodista que retrató el mundo rural isleño

El valsequillero dejó su impronta en cuatro décadas mimando Gran Canaria

Fallece Adolfo Santana, el periodista que retrató el mundo rural isleño

Adolfo Santana creó su particular escuela de reporterismo. Era el periodista de la gente de pueblo, de sus tradiciones y costumbres. Sus historias humanas llenaron páginas y páginas de periódicos, llegando a rincones a los que muy pocos llegan con su carácter sencillo. Primero lo hizo en Diario de Las Palmas y más tarde en Canarias 7, aunque también puso sus pies de forma ocasional en otros medios. Ayer fallecía a los 64 años en Las Palmas de Gran Canaria, después de luchar durante años contra el cáncer.

Adolfo Santana nació en Valsequillo en 1950. Y con 20 años comenzó a realizar sus primeras informaciones en Diario de Las Palmas, especializándose en retratar al mundo rural. Desde allí dio el salto a Canarias 7, donde se prejubiló. Pero esa retirada no fue total, ya que siguió matando su gusanillo profesional en distintos medios, y creando su propia página web, donde seguía vertiendo sus opiniones y semblanzas. En la Red empleó como cabecera su caricatura diseñada por Cho Juan, que todavía se guarda también en los archivos fotográficos de LA PROVINCIA / DLP, junto a otras instantáneas. Al igual que la foto del premio que recibió en 1982 por su labor en apoyo del Carnaval. Entre las muchas distinciones que recibió en vida, una de las más preciadas fue la que le otorgó su pueblo natal, la Almendra de Plata 2011, la mayor distinción con la que el pueblo de Valsequillo tributa a "aquellas personas que han ayudado a fortalecer la imagen y la convivencia del municipio".

Desde hace años vivía en el barrio de Lomo Magullo, en Telde, Precisamente, su vivienda era lugar de paso obligado para los periodistas que acuden a informar sobre la tradicional Traída del Agua. Desde su azotea se toma históricamente la mayoría de imágenes que se publican desde hace años en los distintos medios escritos. Y allí estaba siempre Adolfo y su familia para abrir las puertas de su casa sin mirar de qué medio provenía. Y su finquita servía tras el trabajo de tertulia de fotógrafos y redactores.

El alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, manifestó ayer que "con la pérdida de Adolfo se pierde algo de Valsequillo y de Canarias, Adolfo ha sido siempre "un defensor y difusor de nuestras costumbres, de nuestra cultura y de nuestra forma de ser".

Adolfo Santana fue pregonero de las Fiestas de San Miguel Arcángel en 1992. "Adolfo Santana destaca desde sus inicios en el mundo del periodismo, en 1975, por dar a conocer las costumbres, paisajes y paisanajes de Gran Canaria a través tanto de sus artículos de opinión como de sus reportajes", señala el Ayuntamiento en un comunicado.

Nació en la zona de Luis Verde, en las casas cuevas donde hoy se encuentran las instalaciones de Pirotecnia San Miguel. Sus padres emigraron siendo niño a los tomateros del Sur, radicándose en Arinaga y luego en Las Puntillas, Ingenio. Gracias a becas rurales terminó el bachillerato en el Instituto Laboral de Telde, estudiando Filosofía y Letras en la Universidad de La Laguna. A partir de ahí su vida ha estado dedicada al periodismo.

El alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, expresó ayer en nombre de la Corporación su pesar a la familia del periodista. Y numerosos grupos políticos y compañeros trasladaron sus condolencias a su esposa Nieves Suárez y a sus hijos Juan y Gara, que continuó con la tradición periodística de su padre, y al resto de familiares.

Adolfo Santana falleció a los 64 años. Precisamente, en julio del año pasado con motivo de su cumpleaños colgaba un comentario antológico sobre su enfermedad. "Cuando Nieves me preguntó que qué quería que me regalaran en mi cumpleaños le contesté que otro".

El "borrador autobiográfico", como lo catalogó, se titulaba Después de viejo... 64 años son algunos, pero estamos en el empeño de cumplir varios más. Y como colofón señalaba: "Me costó soltarme, pero después de 40 años de darle a las teclas, no hay 'cosa mala' que impida que uno intente demostrar que, con todo ese tiempo cortando huevos, está aún en condiciones de capar con cierta soltura. Nos leemos, gente, y sí, el viento sigue amainando en esta enorme antesala de las Sagradas y Eternas Praderas de Manitú. Jao"

Sus restos mortales permanecerán hasta las nueve de la mañana de hoy en el tanatorio de Las Rubiesas, en Telde, donde ayer se veló su cuerpo por numerosos amigos y familiares. A las 9.30 horas está prevista la misa funeral en la iglesia de San Gregorio, en Telde, antes de su incineración en el tanatorio de San Miguel, en Las Palmas de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats