Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

'Mira, en esa casa nací yo'

La exposición 'Moganero, conoce tu historia' resume los 200 años del municipio en un centenar de fotos

'Mira, en esa casa nací yo'

'Mira, en esa casa nací yo'

Mogán cuenta con más camas turísticas que habitantes por metro cuadrado. Si a esta población flotante se le suma que casi el 50% de los residentes son extranjeros, la operación da como resultado un alto riesgo de "pérdida de identidad", en la que la memoria histórica de sus lugareños juega un factor determinante. La exposición de fotos Moganero, conoce tu historia, que organiza el consistorio con motivo de la celebración del bicentenario del municipio, rescató ayer las vivencias más tiernas de sus visitantes. El accidente de 1964, en el que murieron ocho personas, y las fiestas populares despertaron gran interés entre los vecinos.

"Mira, en esa casa nací yo", espetó ayer emocionado Ramón Déniz al ver una foto de la playa de Mogán, en la que aparecía la casa del médico "Don Ignacio", partero del pueblo marinero durante las primeras décadas del siglo XX.

A su lado su mujer Elena, también de apellido Déniz, reconoce en la misma foto al cuarto de sal, ubicado en la parte trasera de la factoría de los Lloret Llinares, del que las familias sacaban "a escondidas" el condimento de mar para llevárselos a casa. "En aquel cuarto había gatos que tenían miedo de los ratones; por lo grandes que eran éstos", recordaba horrorizada Elena, quien se crio por los recovecos de la playa de Mogán "cogiendo olas" sobre las "panas" de las barquillas. De vez en cuando, podía pagar "el medio duro" que costaba el cine de Bartolo y ver "el Gordo y el Flaco" o "alguna del Oeste" en compañía de sus vecinos, ya que con su marido en aquella época solo le estaba permitido verse en la orilla de la carretera, "donde hubiera luz suficiente".

Del centenar de fotos que ilustran las diferentes etapas históricas del municipio, Ramón se quedó eclipsado por la foto del equipo de fútbol Mogán, en la que aparecen sus hermanos Adán y Juan. "Están descalzos, como el resto de marineros, ya que solo los muchachos del pueblo, como Juan Torres, eran los que podían permitirse unas zapatillas para jugar en el barranco. Los demás se embadurnaban los pies con tierra, cuando se hacían una herida, y seguían dándole patadas al balón como si nada", relató el moganero.

Otro de los visitantes que también se llevó a casa una sorpresa al ver el nombre de su mujer escrito en un documento de 1959 fue Juan Bueno. Según cuentan las crónicas de la época un "conflicto" entre el cura de la parroquia de San Antonio de Padua, José Cabrera, y el alcalde de la época Miguel Marrero presentaba en una lista a los chiquillos que habían asistido a una verbena y, en la que según el sacerdote, el alcalde había permitido la venta de alcohol a menores. "Fíjate, incluso la denuncia recoge los nombres de los padres de los niños", exclama Juan.

La muestra, que explica las crisis y años de bonanza económica por la cochinilla y la exportación de tomates que ha experimentado Mogán; además, incluye imágenes del accidente de 1964 en la que fallecieron ocho vecinos en una guagua. La exposición permanecerá abierta de 9.00 a 21.00 horas hasta el domingo en el casco histórico y luego recorrerá los barrios del municipio hasta el 13 de mayo.

Compartir el artículo

stats