Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Los turistas se quejan de la falta de actividades de ocio en el Sur

El Plan de El Veril advierte que es lo peor que valoran los visitantes en los últimos cinco años

Encuentro de corales.

Encuentro de corales.

La ausencia de actividades ocio y tiempo libre junto a la oferta comercial obsoleta, y sin calidad , es lo que peor valoran los turistas que han pasado sus vacaciones en San Bartolomé de Tirajana. En los últimos cinco años (2009-2013) todos los visitantes, con independencia de si eran extranjeros o peninsulares, se han quejado de lo mismo. Esta es una de las conclusiones del Plan de Modernización , mejora e incremento de la competitividad de El Veril, que acaba de publicar la empresa pública Gesplan, y al que se ha acogido el empresario alemán Wolfgang Kiessling, dueño de Siam Parl y Loro Parque, en Tenerife, para desarrollar la construcción de un parque acuático en el sur grancanario, justo en la misma entrada a Playa del Inglés.

Al comparar los resultados de las encuestas, que se han hecho a los turistas en otros municipios turísticos como son Adeje o Puerto de la Cruz, que cuentan precisamente con los equipamientos recreativos construidos por Kiessling, se desprende que San Bartolomé de Tirajana es el peor valorado por los visitantes. Es así, la oferta de ocio una de las debilidades de este municipio, mientras que las potencialidades desde el punto de vista socioeconómico, a parte de los factores ambientales (zonas de baño, calidad del medio ambiente y la limpieza) está relacionada con los factores alojativos (el trato recibido en los establecimientos).

Asimismo, en la Memoria del Plan de Modernización de El Veril se detatalla como va a ser el parque acuático que quiere construir Kiessling. Las instalaciones de ocio dispondrán de una parcela de 146.209 metros cuadrados para las atracciones y zonas verdes, y de otra de 24.480 metros cuadrados para aparcamientos. Está previsto, que en una segunda fase, se pueda levantar un hotel que no podrá superar las seis plantas, y las 460 plazas alojativas, lo que obligará a ubicar los aparcamientos bajo tierra.

También se hace incapié en que el núcleo turístico de Playa del Ingles presenta una grave falta de equipamientos complementarios, que obliga a poner en marca una estrategia encaminada a paliar esta deficiencia y los efectos negativos que esto supone para un destino, de gran relevancia internacional, que debe satisfacer las demandas del turismo contemporáneo.

A este respecto, se insiste en que el turista reclama cada día más dotaciones y servicios de carácter cultural y de ocio, que no se satisfacen en San Bartolomé de Tirajana donde domina de forma absoluta y como única alternativa la oferta comercial obsoleta. A la existencia de unos centros comerciales desfasados, con muchos locales cerrados, situación que se produce en El Metro, Kasbah, Águila Roja, Cita, Plaza de Maspalomas y Atlantic Beach Club, se suma una escena urbana poco atractiva y mal conservada.

Compartir el artículo

stats