20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

El adiós a un maestro virtuoso

Manuel Barber recibe un homenaje del consejo escolar y de sus compañeros al jubilarse como director del colegio Barranco de Balos

Manuel Barber, en su despacho de director, el pasado viernes.

Manuel Barber, en su despacho de director, el pasado viernes. JUAN CARLOS CASTRO

El director durante muchos años del CEIP Barranco de Balos, Manuel Barber, finaliza su docencia en un centro de 320 alumnos y 27 profesores. Tras pasar un año por el colegio de playa de Arguinequín y dos por el CEIP El Canario, el también profesor de inglés se incorporó al centro de Balos, donde lleva 25 años, la mayoría de director. Hasta el último minuto del viernes estuvo entregado de lleno a sus alumnos y a sus profesores.

"Mi experiencia ha sido fantástica. Lo que más valoro es la cercanía de las familias, alumnado y profesorado y las relaciones con Educación, Cabildo y Ayuntamiento, que han sido muy buenas, inmejorables. Lo que más me gusta es la gratificación de ver bien empleado el trabajo que he hecho en las caras de los alumnos".

Barber destaca que en su centro "se vive bien la interculturalidad, porque aquí el 30% de los alumnos han nacido en diferentes países de Latinoamérica, África, Europa y Asia". "La multiculturalidad ha sido uno de los elementos más positivos porque nos ha llevado a realizar actividades para la integración, con la colaboración de Cruz, Roja, Sur Acoge, Médicos sin fronteras".

"Manuel Barber se encuentra entre los docentes que dejan huella. Durante los 20 años que llevo en el centro nunca le ha importado dedicar parte de su tiempo libre para realizar miles de actividades en beneficio del alumnado. Y todo esto hecho desde la voluntariedad y la entrega más generosa", así lo destacó Monchi Antúnez.

"Ha sido un maestro que distingue la instrucción de la educación, que ha despertado el entusiasmo de la creatividad, de la imaginación, del pensamiento crítico, la investigación y la invención, la solidaridad y el saber estar en la sociedad". "Es un director atípico, que ha sido siempre una persona muy entregada a todos con buen talante y un buen gestor, que vamos a echar mucho de menos".

Del mismo pensar es el también jubilado y compañero durante todos los años de su docencia en Balos, Domingo Socorro. "Ha sido cercano compañero. Nunca le he agradecido públicamente su dejar hacer y su buen talante como director. Me atrevo a decir que ha sido, es y será el mejor director que este centro ha tenido, tiene y tendrá este colegio".

Tanto Antúnez como Socorro resaltan "ese salto cuantitativo y cualitativo que dio el colegio, en cada una de sus aulas, desde la prehistórica pizarra de tiza a la vertiginosa y esencial pizarra digital con conexión directa al mundo exterior, a través de Internet, que le ha dado a nuestra escuela canaria y universal una buena dosis de modernidad y calidad".

Compartir el artículo

stats