Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Presidente de la Asociación de Peritos Informáticos.

Bahamontes: "Calculamos que en el sector turístico hay 6.000 delitos informáticos al mes"

El experto participa en las I Jornadas de Ciberdelitos en el sector turístico en Canarias

Ángel Bahamontes, ayer.

Ángel Bahamontes, ayer. SANTI BLANCO

¿Cuáles son los delitos informáticos más frecuentes en el sector turístico?

Son muchos, como el robo de identidad, la captación de datos empresariales, la estafa nigeriana o la sustracción de las claves de seguridad de las tarjetas de crédito. En esta isla, donde casi todo el mundo vive del comercio, una tienda de veinte metros cuadrados puede facturar mucho y la información es poder. ¿Cuánto se pagaría por un listado de veinte clientes potenciales que se gastan 300.000 euros al año? Las redes sociales ya tienen más datos de nosotros que nuestras parejas. Por ejemplo, si alguien quiere robar a una persona ya no necesita vigilarle, sino crear un perfil falso en internet para hablar con su hijo y conseguir datos clave. Si tienes un coche moderno, alguien puede acceder al navegador y conocer donde has estado, cuanto tiempo, con quienes y hasta en qué has gastado el dinero.

En relación con otros destinos vacacionales, ¿Canarias está mejor o peor protegida frente a los ciberdelitos?

No hay nadie bien preparado porque el problema que existe en este tipo de delitos es que resulta muy difícil coordinar a todos los actores que intervienen. Tienen que estar implicados los cuerpos de seguridad del Estado, el Gobierno autonómico, una universidad para que la formación esté garantizada, los colegios de ingenieros de telecomunicaciones y los colectivos de abogados. Juntos sí podemos trabajar. Sin embargo, los delincuentes no tienen esos problemas de coordinación. Deciden dar un golpe, buscan un ordenador y lo hacen sin más.

Es decir, que no hay seguridad y que todos podemos ser víctimas de los ciberdelitos.

No hay seguridad porque esto de los delitos informáticos es algo muy novedoso. Para comprar un arma de fuego o un teléfono tienes que dar tus datos, pero si quieres atacar con un ordenador solo tienes que ir a la tienda y comprarlo. ¿Y desde dónde lanzar el ataque? Pues de la wifi del hotel. Y si ocurre algo la culpa será del hotel porque no se puede localizar al delincuente. Las wifis de hotel no están monitorizadas ni tienen servicios de seguimiento. También se utilizan los chiringuitos de playa. Los ladrones pueden estar tomando el sol y al mismo tiempo robando datos o dinero. Y no necesariamente en ese momento, sino dentro de dos meses.

¿Qué perjuicios económicos producen este tipo de delitos?

No se sabe. Nadie quiere revelar los datos porque a veces ni se enteran de que le han estado estafando. Si robas información valiosa de una empresa, ¿que valor le pones? Una base de datos de un hotel, un banco o un hospital tiene un precio incalculable.

Dice que una gran parte de las estafas ni siquiera se denuncian. ¿Por qué? ¿Por vergüenza?

Por ignorancia. Por ejemplo, una persona se puede conectar a la wifi de un hotel para leer el correo electrónico y alguien que está al lado capta sus datos sensibles. Le hace un ataque informático del que se va a enterar dentro de tres meses. ¿A quién va a denunciar? La gente aún no es consciente de todo esto.

Por internet se ofrecen grandes ofertas turísticas, bicocas y hasta servicios gratuitos, ¿hay que creerlo?

No, claro que no. Hay que verificar siempre y buscar fuentes seguras, porque nadie trabaja gratis. Cuando vas al supermercado a comprar un bistec existe un protocolo de comercio y de sanidad, pero en esto no hay nada. Nadie regala un coche Mercedes por 600 euros. Así y todo la gente sigue picando en internet y al final lo que consigue es un troyano que le contamina el ordenador.

¿Qué se debe hacer ante la sospecha de ser víctima de una estafa informática?

Siempre denunciarlo.

En Canarias ha habido numerosas denuncias e incluso operaciones policiales por delitos relacionados con el time-sharing ¿Es ese un modelo turístico propicio para las estafas?

No especialmente. De cada cien delitos, solamente uno se puede tipificar. No hay legislación, ni investigación, ni manera de identificar al estafador. Es invisible. Calculamos que en Canarias puede haber unos 6.000 delitos mensuales relacionados con el turismo.

¿Qué debe hacer un ciudadano cuando llega a un destino turístico y comprueba que la habitación de hotel, el apartamento o el coche de alquiler no se corresponde con lo que compró por internet?

Debe guardar siempre todas las operaciones que se han hecho, que afortunadamente se quedan registradas en el ordenador. Luego acudir a un experto en informática forense. Y sobre todo denunciar, aunque cueste dinero, porque poco a poco la justicia irá entendiendo la gravedad. Es patético que, por una estafa de 400 euros, los servicios profesionales de un abogado y un perito cueste 2.000 euros, pero se tiene que ser así hasta que se entienda que debe existir justicia gratuita y peritos informáticos de turno de oficio.

¿Se usa la actividad turística para otro tipo de delitos informáticos, como pornografía ilegal, acoso sexual o chantaje?

Sí, muchísimo. Y en las islas no hay tanto control. Otro ejemplo, con un dron, que cuesta cien euros, alguien puede hacer fotos en el solarium de un hotel. Cuando esa imagen se publica, ¿a quién se denuncia primero? Pues al dueño del hotel, pero ese señor no sabe que están haciendo fotos con un dron.

¿Cuál es el perfil del delincuente informático?

Es muy variable. Desde el estafador hasta el pederasta que se hace pasar por un niño de 14 años que busca amiguitos por internet.

Compartir el artículo

stats