Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

La Cueva Pintada será reproducida con técnicas de la industria aeroespacial

Un modelo virtual en tres dimensiones calcará su estructura con una precisión de medio milímetro

Los especialistas durante su visita esta semana a la Cueva Pintada, en una sesión de trabajo.

Los especialistas durante su visita esta semana a la Cueva Pintada, en una sesión de trabajo. LP / DLP

Antes de que finalice el año el patrimonio prehispánico de Gran Canaria que atesora el museo y yacimiento de Gáldar disfrutará de una segunda Cueva Pintada, gracias a su reproducción virtual mediante técnicas e instrumentos utilizados en la industria aeroespacial, y que permitirán calcar tanto su estructura como las pinturas con una fidelidad de medio milímetro de precisión.

Con ese grado de detalle será posible, a modo de ejemplo, identificar una partícula submilimétrica caída de una de sus paredes y saber de qué lugar se ha desprendido y dónde se encuentra, y todo ello sin tener que entrar en la original, según explican Carmen Gloria Rodríguez Santana, directora del museo y parque arqueológico y Jorge Onrubia Pintado, director de investigaciones del recinto y profesor titular de Prehistoria de la Universidad de Castilla-La Mancha.

El proyecto se desarrollará en una primera fase con un presupuesto de 70.000 euros para 2015 y a través de un convenio firmado por el servicio de Patrimonio del Cabildo, que coordina Larry Álvarez la UCLM y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En unos meses, antes del verano, se procederá a trasladar desde la Península a Gáldar los complejos escáneres herederos de la tecnología de la observación por satélite de la Tierra mediante teledetección y fotogrametría que cubren todo el espectro de longitudes de ondas, desde el ultravioleta al infrarrojo. Es decir, como subraya Onrubia, "tanto lo que el ojo ve como lo que es incapaz de apreciar", convertido en una maqueta virtual que incluso podría ser reproducida materialmente mediante una impresora en 3D.

Esta sofisticada foto de la cueva estará acompañada por otra imagen del resto del yacimiento pero con menor grado de precisión, si bien esta también afina hasta los cinco milímetros de proyección, de tal forma que todo el conjunto puede ser estudiado sin tener siquiera que pisar el campo de trabajo o iluminarlo, que es uno de los factores que más incide en su deterioro, especialmente para los centenarios pigmentos que la decoran. Se trata, según sentencia la directora, de entrar en un "nuevo horizonte tecnológico, en la frontera de la vanguardia, con técnicas ya ensayadas en otros yacimientos similares, pero que deberán adaptarse a las características singulares de Cueva Pintada".

Rodríguez subraya que las materiales que configuran el yacimiento galdense lo hacen especialmente vulnerable por su origen volcánico, lo que implica crear protocolos específicos para desarrollar la investigación. Su resultado permitiría conocer fisuras no detectadas hasta ahora, o problemas estructurales que pongan en peligro su integridad, entre otros muchos detalles, incluidos la posibilidad de conocer las técnicas empleadas para su construcción por parte de los antiguos canarios o sus métodos para pintarla.

Por este motivo y durante esta semana se ha desplazado un equipo multidisciplinar compuesto por una docena de los mejores especialistas españoles en arqueología, geología o disciplinas como la microbiología ambiental, la teledetección, los sistemas de información geográfica y el análisis de imagen, entre otras muchas.

Los trabajos comenzarán con la instalación de unos escáner láser en el recinto que demorarán semanas en realizar la captura de campo. A partir de ahí la ingente información recabada se trasladará a unas estaciones de trabajo localizadas en la península y compuestas por cadenas de ordenadores potentísimos, con procesadores de ocho núcleos, que tendrán que trabajar durante meses las 24 horas del día para volver a ordenar "los millones y millones de puntos en todas las coordenadas que compondrán la imagen en tres dimensiones", explica Onrubia.

Un grueso de estos parámetros se alojará en la nube tanto para procesarlos como para permitir la investigación independientemente del lugar físico donde se encuentren los especialistas.

Pero esta parte corresponde a una segunda fase del desarrollo del programa, con la creación de una base de datos especial que permita conservarlos, lo que se hará a partir del año que viene y el siguiente. El fin último, como sentencia Carmen Gloria Rodríguez , es documentar de forma exhaustiva el tesoro prehispánico grancanario y "gestionar eficazmente toda esa información para ponerla al servicio de la sociedad".

Compartir el artículo

stats