Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

Alemania se mira en una galdense

La Cámara de Comercio de Rhein-Neckar reconoce a Itahisa Suárez como ejemplo de la cualificación profesional entre los extranjeros - Trabaja en la multinacional Calvatis Calgonit

Itahisa Suárez Rodríguez, en el laboratorio de su empresa en Alemania.

Itahisa Suárez Rodríguez, en el laboratorio de su empresa en Alemania. LP / DLP

"En la búsqueda de empleados cualificados, las empresas alemanas desperdician mucho potencial. Actualmente, muchos profesionales internacionales ya viven en Alemania y quieren trabajar en su profesión, pero les falta el reconocimiento de su título extranjero. Aquí ayuda la IHK Rhein-Neckar (Cámara de Industria y Comercio) con un servicio especial de consultoría". La publicación de este organismo recogía en un reciente número la historia de Itahisa Suárez, que ha sido una de las personas que ha tenido que atravesar este proceso de regularización, y que ha sido expuesta como modelo en este proceso internacional.

La joven de 28 años culminó el ciclo superior de análisis y control químico en el IES Politécnico Las Palmas. "En Canarias no conseguí trabajo, ya que en todos los sitios pedían un mínimo de dos años de experiencia laboral. Además no hay tantos puestos de trabajo en este sector en las Islas", señala la joven desde Alemania.

Ante las escasas perspectivas laborales, la joven galdense decidió hace tres años hacer las maletas y subirse a un avión para trabajar en la ciudad de Mannheim, donde viven sus padrinos y una prima. En un primer momento, cuidando los niños de una familia alemana como au-pair.

No era la primera estancia en el país. En 2010 estuvo seis semanas en un curso de alemán básico. Pero ahora optó por seguir compaginando su trabajo con las clases en la escuela de idiomas.

La oportunidad profesional le llegó hace un año. La empresa Calvatis Calgonit valoró su formación y la contrató para trabajar en su laboratorio. Calvatis GmbH es una multinacional que fabrica productos de limpieza y desinfección, en su mayoría productos Calgonit para empresas de alimentación .

Itahisa se encontró con un contratiempo, ya que no pudo convalidar el título español, para lo cual se necesita cumplimentar una amplia información sobre los estudios, notas, asignaturas y otros requisitos, pese a pertenecer a la Unión Europea. "A veces hay que hacer exámenes teóricos y, en mi caso, hacer unas prácticas". E inició el procedimiento de la mano de la Cámara, que puso a su disposición a un trabajador de la agencia de desempleo alemana , ya que la formación española es muy distinta en este campo a la alemana. Y sin el título, las puertas están cerradas.

" El ciclo superior que yo hice en Canarias es de dos años (2.000 horas) en los que están incluidos las prácticas de empresa que apenas llegan a los tres meses. En Alemania son tres años, de los que la mitad son prácticas. Además, en Canarias aprendemos un poco de todo en el ciclo de química, mientras que en Alemania se especializan en una rama concreta. Para mí fue una ventaja tener la asignatura de microbiología, porque la mayoría de los que estudia aquí química no tienen microbiología, porque para eso hay otro ciclo o curso distinto. Eso, y que hice las prácticas en la cervecera Tropical, además de que hablo español, fueron puntos a favor que hicieron que la empresa me aceptara".

En octubre cumple el periodo exigido de experiencia laboral para cumplir los requisitos de convalidación total de su título español en Alemania. "Y espero seguir trabajando en laboratorio de técnica en análisis y control químico", de la citada empresa. Su directora de prácticas en Calvatis, Melanie Pruban, declaraba en la citada publicación de la Cámara que "hemos hecho muy buenas experiencias con la señora Suárez, y más adelante tenemos la posibilidad de emplear a una profesional cualificada, que ha crecido con nosotros y que reúne la cualificación adecuada a nuestras necesidades".

Desde la entrada en vigor de la Ley de Reconocimiento en abril de 2012 se han presentado 168 solicitudes de 65 países en la Cámara de Rhein-Neckar, con 81 reconocimientos totales y 39 parciales, en ámbitos laborales muy diversos, desde cocina a mecánica industrial.

De momento, Itahisa se adapta a su nueva ciudad, que califica como "muy multicultural", ya que existe una amplia mezcla de nacionalidades. "No me costó mucho adaptarme a pesar de que la cultura es muy distinta a la nuestra", aunque la presencia canaria en su entorno es escasa.

Compartir el artículo

stats