Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal se querella contra un capitán ucraniano por el vertido de El Cabrón

La Fiscalía de Medio Ambiente se ha querellado contra el capitán del buque Gora por el vertido de fuel que llegó a la costa de Agüimes en julio del año pasado. La mancha, de un kilómetro de largo por quince metros de ancho, afectó a la playa de El Cabrón, una Zona Especial de Conservación (ZEC) que figura en la Red Natura 2000. Se trata de un espacio protegido por la existencia de barrancos de arena, arrecifes, cuevas marinas y ejemplares de tortuga boba y verde, las cuales están en peligro de desaparición en Europa. De ahí la querella remitida a los juzgados de Telde por el fiscal, que acusa a Korolkov Sergii de un delito contra los recurso naturales por el vertido de hidrocarburos. El artículo 325 del Código Penal prevé hasta cinco años de prisión por este tipo de hechos.

El derrame se produjo el 16 de julio y afectó, sobre todo, a la Punta de Sal. Cuatro días después, el Ayuntamiento de Agüimes dio por terminada las labores de limpieza, con la excepción de un 10 % de piche que requería la actuación de una empresa especializada para su retirada de la costa. El alcalde, Antonio Morales, recién elegido presidente del Cabildo en las elecciones del pasado domingo, aseguró entonces que se recogieron 20 toneladas de residuos con la ayuda de 1.500 voluntarios y denunció el caso en la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Las Palmas.

El ministerio público y el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil inició una laboriosa investigación que ha culminado ahora con la querella al capitán ucraniano Korolkov Sergii.

Imprudencia en el Puerto

Su barco, con bandera de Liberia y de la consignataria Alfaship, repostó durante la madrugada del 15 de julio de 2014 en la rada sur del Puerto de La Luz y de Las Palmas. El buque solicitó 150 toneladas, pero en el repostaje, que lo efectuó una gabarra del grupo Boluda, se produjo una parada "técnica" y sólo se le suministraron 105 toneladas de fuel IFO 180. Esa "parada técnica" escondía un derrame que no afectó al mar, pues la cubierta del Gora hizo de recipiente estanco al estar tapados los imbornales (el cierre de los agujeros por los que el barco expulsa el agua es obligatorio al repostar).

Sin embargo, tras llenar sus tanques, la embarcación partió hacia Guinea Conakry, en dirección Sur. Sobre las 03.50 horas surcó las aguas próximas a la playa de El Cabrón, en Agüimes, y 60 minutos antes pasó a la altura de Salinetas, en Telde, donde también se encontraron restos del vertido. ¿Por qué? El capitán decidió descubrir los imbornales durante ese trayecto para deshacerse del combustible que seguía estancado en cubierta, según la querella.

El Seprona y la Fiscalía llegan a esa conclusión tras los análisis del fuel realizado por el Instituto Nacional de Toxicología, por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) y por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que analizaron hasta 11 muestras de barcos hasta dar con el Gora.

El IFO 180 se utiliza como combustible en calderas, estaciones y grandes motores diesel. Es un producto muy viscoso, tiene un olor parecido al petróleo, es poco volátil en la atmósfera y está considerado casi insoluble en el agua. De ahí su peligrosidad pare el medio ambiente. El fiscal ha solicitado que se localice al capitán del barco a través de su consignataria para interrogarlo como imputado. También propone como testigos a responsables de Boluda y Petrocan.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats