El Cabildo de Gran Canaria ha iniciado el expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Monumento, del edificio de la Heredad de Aguas de Arucas y Firgas, obra del arquitecto Fernando Navarro.

El comienzo de este trámite -que se notificará ahora al Ayuntamiento de Arucas y a la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias- supone el cumplimiento de un compromiso adquirido hace unos meses por el coordinador general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo, Larry Álvarez, durante una visita a la Heredad. A su vez, con ello se da respuesta a una vieja aspiración del Ayuntamiento de Arucas, que solicitó por primera vez al Cabildo que promoviera la declaración de BIC de este edificio en noviembre de 2004, hace ya casi 11 años.

El coordinador también se comprometió en su reciente visita a asumir otros proyectos ya empezados y que permanecen inacabados por falta de financiación, como la restauración de la torre y el reloj del edificio, así como la recuperación de su valioso fondo documental, imprescindible para el estudio de la Historia de Gran Canaria y que quedará vinculado como BIC al edificio una vez que sea catalogado.

Según los responsables de la Heredad, la catalogación se realizará en un futuro cercano y reflejará los valores documentales contenidos en dicho archivo. La Heredad de Aguas de Arucas y Firgas se constituyó en el siglo XVI y representa el mayor exponente del patrimonio hidráulico de Gran Canaria y sus canalizaciones.