Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resaca del temporal

Gran Canaria recupera la normalidad tras el paso de la borrasca

Dos colegios de la capital permanecen hoy cerrados

Gran Canaria recupera la normalidad tras el paso de la borrasca

La situación vuelve a la normalidad. Las intensas precipitaciones parece que ya han abandonado el Archipiélago para dar un respiro a los equipos de emergencia y la ciudadanía en general. Las clases se reanudan hoy en todos los centros del Archipiélago excepto en dos de la capital grancanaria. Los únicos que aún no podrán volver a sus viviendas son los 20 vecinos de Las Ramblas de Jinámar, que seguirán durmiendo en hoteles a la espera de que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria solucione los riesgos de desprendimiento.

Las lluvias dejaron su última tromba en Gran Canaria de madrugada. La borrasca descargó con fuerza en la zona alta de la capital, donde se recogieron hasta 25 litros por metro cuadrado. En San Mateo y Valsequillo, los 27 litros acumulados ayudaron a mojar aún más los terrenos agrícolas. Aunque la palma de la cola del temporal se la llevó Tunte con 55 litros, lo que hizo que el agua corriera por Ayagaures, donde arrastró vehículos, además de provocar el desborde de la charca de Maspalomas.

Ya hoy se espera normalidad en cuanto al tiempo y también en los centros educativos. Sólo los alumnos del CEIP Omayra Sánchez de Marzagán y el CEIP Europa de Jinámar se quedarán sin clase, que retomarán mañana. Los del primer centro volverán a sus aulas y los del segundo, unos 300 niños, serán reubicados en el Néstor Álamo, situado en el mismo barrio.

Los 20 vecinos de Las Ramblas, también en Jinámar, que fueron desalojados el sábado de sus viviendas por riesgo de derrumbe de una ladera tampoco podrán volver a sus casas. El Ayuntamiento les ha ofrecido alojamiento en hoteles al menos durante los próximos cuatro días hasta que se asegure la ladera, según informó el Consistorio. Y es que la capital ha sido junto con Telde una de las zonas más afectadas. Durante los cinco días del temporal, los equipos de emergencia de la ciudad han atendido más de 600 incidencias, de las que casi la mitad están relacionadas con inundaciones en vías y locales.

En cuanto a las carreteras, siguen cortadas la GC-200, entre Agaete y La Aldea, y la GC-550, entre Temisas y Santa Lucía de Tirajana, por el derrumbe de parte de la calzada ocurrido el pasado viernes. Ante la posibilidad de que ocurran nuevos desprendimientos, el Cabildo ha decidido mantener la prealerta 48 horas, en las que vigilará las infraestructuras. Por su parte, la Agencia Estatal de Meteorología retiró ayer los avisos por fenómenos adversos. La previsión para hoy es que se produzcan lluvia ocasionales, con más probabilidad en el interior de las Islas.

Compartir el artículo

stats