Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Brígida

La concejala Rita González se va del consistorio a trabajar a la Península

La Audiencia Provincial investiga a la edil del PP por una presunta prevaricación administrativa junto a la exalcaldesa y otra exconcejala

Rita González. LP / DLP

La concejala del Partido Popular Rita María de la Salud González deja oficialmente su escaño en el Ayuntamiento de Santa Brígida esta semana y se marcha del municipio, ya que ha conseguido un trabajo en la Península. Le sustituirá este mismo jueves el quinto en la lista del Partido Popular, Salvador Socorro, quien ya estuvo en el Ayuntamiento durante el mandato anterior, cuando el PP gobernó con una mayoría de diez concejales.

Hasta ahora el grupo popular en Santa Brígida estaba compuesto por tres mujeres, entre ellas la exalcadesa Beatriz Santana, y un hombre. A partir del jueves los populares estarán representados en la villa de forma paritaria.

En las últimas elecciones de mayo de este año, el PP no logró revalidar los resultados de los comicios de 2011. Solo sacó cuatro concejales y, por tanto, quedó relegado a la oposición después de más de veinte años en el poder. González, que estudió arquitectura en Barcelona, fue concejal de Urbanismo en el mandato anterior y su gestión estuvo rodeada de polémica de manera constante.

En primer lugar, la concejala Oneida Socorro, ahora en el grupo de gobierno con Ciudadanos de Centro Democrático, partido liderado por Lorenzo Olarte, la acusó de elaborar un Plan General de Ordenación que defendía intereses de ciertas personas de Santa Brígida, en detrimento de la mayoría social de los vecinos.

Se da la circunstancia de que Socorro fue compañera de gobierno de Rita González hasta que decidió abandonar el Partido Popular por diferencias con la exalcaldesa Beatriz Santana. Posteriormente, el pasado mes de junio la Audiencia Provincial de Las Palmas admitió a trámite una querella por presunta prevaricación administrativa contra las tres últimas exconcejalas de Urbanismo: Amalia Bosch, la que fuera también alcaldesa Beatriz Santana y Rita González. La causa responde a la denuncia de una vecina por irregularidades urbanísticas.

La Sala de la Audiencia Provincial considera que las tres dirigentes de Urbanismo incurrieron en un delito continuado de prevaricación administrativa y afea a las tres que desatendieran las sucesivas denuncias, hasta seis, de Monche Santana. La querellante presentó en Urbanismo diversas denuncias contra otra vecina que tiene la casa colindante a la suya. La acusaba de hacer cuatro apartamentos en una edificación que solo tiene permiso para una residencia, además de hacer obras en un terreno que no le pertenece, denuncias que nunca fueron atendidas por las exconcejalas.

Compartir el artículo

stats