Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cócteles de campeonato

Farid Bencharki y David Monroy vuelven al Sur con la medalla de oro de la liga nacional de barmans - Los jóvenes llevarán a Gran Canaria por bandera en el mundial de 2016

Los barmans David Monroy y Farid Bencharki, ayer junto al Café París del paseo de Meloneras.

Los barmans David Monroy y Farid Bencharki, ayer junto al Café París del paseo de Meloneras. SANTI BLANCO

La coctelería de Gran Canaria se pasea por el mundo. Los jóvenes barmans, Farid Bencharki y David Monroy, campeones de España en 2014 y 2015, respectivamente, se preparan para conseguir la medalla de oro de las olimpiadas de la coctelería que se celebran el próximo año en Francia y Colombia. Este dúo de embajadores de la Isla asegura que no parará hasta regresar con el título del mundial en la maleta.

"Lo que no ha logrado la Unión Deportiva Las Palmas en estos años en Tenerife, lo consiguieron estos dos chicos este año", bromea el secretario general de la Asociación Autonómica de Barman de Canarias (AABC), Vicente Miranda, junto a las dos estrellas de la Federación Española.

Solo tienen 28 y 24 años y, a priori anuncian que "la experiencia se adquiere con los errores", pero sus ojos brillan con luz propia cada vez que recuerdan la combinación de sabores que les concedió el título de campeones a nivel nacional.

Farid optó por una bebida refrescante, equilibrada en alcohol y aderezada con licor de melón verde y puré de kiwi. Un cóctel que al primer sorbo puede hacer "sentir al cliente que está en un sueño". De hecho, su nombre, El jardín de los sueños, ya desvela la inspiración de su autor.

El año anterior este joven de Maspalomas ya había eclipsado al jurado con una apuesta arriesgada, a base de yogur con fresa en el campeonato nacional de Málaga. Probablemente, "será uno de los regalos más bonito que le haré a mi novia en toda mi vida", ya que el cóctel llevaba el apellido de su pareja, Duchemin, como carta de presentación. Aquella brocheta de frutos rojos constituyó su peaje para el mundial de Bulgaria, que se celebró el mes pasado. Entre los 64 países que participaron en la muestra, Farid dejó a España entre las 10 mejores nacionalidades del globo terráqueo que destilan sabor propio. "Lo bueno de participar en este tipo de pruebas es que aprendes de las virtudes de tus compañeros y te nutres de nuevas técnicas y experiencias", explicó el barman, quien alucinó durante su estancia en Sofía con la destreza de los taiwaneses con la coctelera. "Nunca olvidaré aquel juego de manos, casi mágico, que realizaba la chica, sin perder la sonrisa, al preparar su cóctel", añadió. El verano que viene competirá junto a otros 27 jóvenes en Colombia en el certamen Panamericano.

Su compañero de aventura, David Monroy, no acumula tanta práctica en la coctelera pero con solo tres concursos en su curriculum ya tiene posibilidades de convertirse en el dueño de la copa Monin en apenas 12 meses. El mérito se lo debe, en parte, a su mentor Patricio Gutiérrez, el gurú de la técnica de la cubitera, y a la preparación de dos cócteles a base de melocotón y piña que creó delante de un jurado selecto sin apenas pestañear. Su triunfo en Tenerife le permitirá ausentarse unos días del Café de París del paseo de Meloneras en el que trabaja para demostrar en la capital de Francia que los informáticos-profesión inicial del joven-pueden ser toda una autoridad en la coctelería mundial.

En los últimos cinco años, los jóvenes que conforman la cantera de la Asociación Autonómica de Barmans de Canarias han ampliado con más de cinco títulos el palmarés de este colectivo. Un relevo generacional que, a pesar de que continúa con el emblema de "satisfacer al consumidor", ha desempolvado la ilusión que muchos de sus veteranos guardaban en el baúl de los recuerdos. Ahora la entidad, tal y como explicó Miranda, intenta llegar a un acuerdo con el Cabildo para promocionar en los municipios de la Isla a modo de concurso un oficio que goza de gran prestigio en el sector turístico.

Compartir el artículo

stats