Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El hombre más guapo del mundo

El grancanario Rubén González ganó el título de Míster Universo el pasado 23 de octubre en Perú - "Mi éxito se lo debo al gofio que me daba mi madre de pequeño", asegura el joven

Rubén González, ayer en el hotel Riu Oasis de Maspalomas.

Rubén González, ayer en el hotel Riu Oasis de Maspalomas. GUSTAVO MDZ

El hombre más guapo del mundo mide 1,91 centímetros, es moreno y vive en el barrio capitalino de Miller Bajo. Se considera un chico "normal" y, aunque aún no ha tenido tiempo para asumir su condición de Rey de la Belleza a nivel mundial, asegura que no cree que la fama se le suba a la cabeza. El pasado 23 de octubre Rubén González fue coronado como Míster Universo en Perú, tras desfilar con un traje típico de Néstor de La Torre. Su hermosura y su éxito, según el joven, se deben en parte al gofio que le daba su madre Josefa de pequeñito para desayunar. González agasajó ayer a los 20 candidatos a Guapo y Linda de España, que se celebra esta noche en la terraza Pachá de Playa del Inglés.

Rubén González aterrizó el mes pasado en la ciudad peruana de Arequipa con la mentalidad de ganador. "La gente me decía que disfrutara de la experiencia, que este tipo de cosas solo pasan una vez en la vida. Pero yo tenía un objetivo bien claro: volver a casa con el título. Para disfrutar ya están las vacaciones", explicó González ayer en los jardines del hotel Riu Oasis de Maspalomas en compañía del diseñador Fernando Méndez.

De adolescente este joven de 23 años intentaba pasar desapercibido entre las chicas. Si bien es cierto que en los últimos tres años le han llovido las ofertas para una primera cita, aseguró, "por ahora" su corazón "no tiene dueña". "La mujer de mi vida es mi madre", confesó, y es a ella a la que le debe, en parte, su gran éxito.

De chiquitito Josefa le daba para desayunar una escudilla de gofio. "Nunca me gustaron las hamburguesas ni las pizzas. La comida basura no iba conmigo. A mi me gustaba el gofio y, a día de hoy, todavía me lo sigo comiendo. Incluso he llevado a algunos amigos modelos de la Península alguna bolsita que otra para que lo prueben", relató el joven.

De los 40 candidatos a Míster Universo que compitieron con González en el concurso, el joven fue el que mejor puntuación recibió del jurado tras mostrar sus atributos en bañador, traje típico y "terno", tal y como también llaman en Perú al traje y chaqueta.

En el desfile de atuendo tradicional, González lució un traje al estilo del diseñador Néstor Martín Fernández de La Torre. La organización le ofreció que se vistiera de torero, "por eso de representar a España", pero el muchacho prefirió mostrar al mundo las vestimentas de la tierra. Y eso que al final tuvo que lucir un traje prestado de su tío, porque a última hora al diseñador que debía confeccionar el traje se le complicaron las cosas. "Me sentí muy cómodo y a los peruanos les encantó porque se asemeja bastante a su propia indumentaria", recordó el joven.

Entre desfile y sesiones de fotos, no hubo ronda de preguntas sobre cultura general a los candidatos. "Solo me preguntaron que de dónde venía, qué ciudades de mi país eran turísticas y a qué me dedicaba", concreto González. El chico, como buen embajador de las Islas, les explicó que había un archipiélago situado entre España y África llamado Canarias y que era una de las principales regiones turísticas del país bajo un tono "espontáneo" y "natural".

El veredicto del jurado no solo se basa en las cualidades físicas que caracterizan a cada aspirante del concurso sino que se fundamenta en un "cúmulo de actitudes" que los chicos demostraron durante los cuatro días que convivieron en el país de los incas. "El respeto, la capacidad de expresión oral o la simpatía son algunos de los criterios que intervienen en el baremo global", desgranó el míster. Y, aunque sean momentos de tensión entre rivales de diferentes acentos, González demostró con la sonrisa de amabilidad que le caracteriza tener un desparpajo y un "saber estar" sin igual en comparación con el resto de los contrincantes. Y eso que el muchacho luchaba contra un hándicap: el año pasado también España había ganado el concurso de la mano del jiennense Rubén López. "Y cuando un país gana un año, todo el mundo piensa que en la siguiente edición le toca el turno a otro", indicó González. Sin embargo, no fue así y Rubén, quien además de nacionalidad comparte nombre con su antecesor en el trono, volvió a casa con un "sueño" hecho realidad.

Antes de saltar a la pasarela internacional, el muchacho probó suerte el año pasado en la pequeña pantalla de la mano del programa Mujeres y hombres y viceversa. Empleó sus armas de hombre guapo para conquistar a la exnuera de Raquel Bollo, Aguasantas Vilches. Sin embargo, el amor no floreció. Nadie entonces se imaginaba que aquel chico con acento canario se iba a alzar como el hombre más atractivo sobre la haz de la tierra.

Compartir el artículo

stats