Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XLVI Día del Árbol Plantación en el Parque Rural de Doramas

La laurisilva mueve montañas

La Montaña de Firgas recibe miles de nuevos árboles gracias a la masiva movilización de voluntarios - La jornada de ayer marca un récord de asistencia con más de 1.200 personas

Un instante de la masiva asistencia a la reforestación, ayer, en Firgas.

Un instante de la masiva asistencia a la reforestación, ayer, en Firgas. LP / DLP

No una ni cinco ni ocho, sino hasta quince guaguas salían a las nueve de la mañana de casi todos los puntos de la isla, especialmente de la capital, para agarrar el sacho y reforestar media Montaña de Firgas, en un principio con unos 2.000 árboles que al punto de la media mañana se habían agotado, y que por tanto, hubo que ir a buscar más.

Era ayer la 46 edición del Día del Árbol en Gran Canaria y lo celebró con probablemente la mayor asistencia hasta la fecha, según los técnicos del Cabildo de Gran Canaria, que también acudieron todos a una a colaborar con una plantación que, sin duda, va a engrandecer la laurisilva del Parque de Doramas, y que además lo hará sobre un terreno que presentaba una gran alteración de suelo.

El consejero insular de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito, se encontraba a pie de mato, "encantado de ver a personas de toda Gran Canaria", para enumerar a municipios como Ingenio, Arucas, Santa Lucía, Tejeda, Teror...", y tener que dejarlo para no citar a las 21 localidades de la isla.

Eugenio Reyes, Premio Canarias de Medioambiente y director del Banco de Saberes de la Tierra, entre otras muchas más cosas, también tenía la impresión que el día de ayer era "de los más concurridos" de los que tenía recuerdo, y ponía el acento en la presencia, por primera vez, de un grupo de inmigrantes de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, o de personas con movilidad reducida, gracias a la colaboración con la asociación Senderos sin barreras, entidad que puso a disposición del público las únicas sillas de rueda todoterreno que existen en la isla.

Mario Marrero, del grupo La Vinca-Ecologistas en Acción, enfundado en un gorro de lana nivel pro dada la bruma del mediodía, se felicitaba por la colaboración de bomberos voluntarios de Firgas, "todos los técnicos de Medio Ambiente en peso", Cruz Roja, y cómo no, los miembros de La Vinca, que ha impulsado desde hace décadas el desarrollo de la laurisilva con plantaciones periódicas, algunas en lugares de muy difícil acceso.

Mario Marrero terminaba de hablar con un chubasco en directo, "una regada" para que los matos que en los próximos meses tendrán riegos asistidos por el Cabildo prosperen con buen pie, y con el que culminó, más que un día del árbol, la fiesta que le dedicaron a la isla desde una Montaña de Firgas cuyo paisaje a kilómetros a la redonda, y año tras año, va trastocando el color del terregal en una abigarrada masa forestal.

Compartir el artículo

stats