Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inicio de 2016 Bienvenida en la cumbre

Un inicio del año de altura

Unas treintena de familias de Arucas, la capital, Telde, Ingenio y Mogán inician 2016 en la cumbre - La mayoría acude a Los Llanos de la Pez por la tranquilidad y buen ambiente

Unas doscientas personas eligieron ayer la cumbre para iniciar 2016 con asaderos, aprovechando el buen tiempo y la previsible ausencia de visitantes como ha sucedido en años anteriores en un primero de enero. "Aquí estamos gozando con una naturaleza envidiable por lo bonita que está y una tranquilidad que dan ganas de quedarse en los Llanos de Ana López, alejados del bullicio de las ciudades y de los voladores", así lo manifestó Juan Flores Mesa, que estuvo acompañado por una docena de miembros de la familia Flores.

Apenas una decena de familias pasaron el día en los llanos de Ana López, almorzando con comidas llevadas para la ocasión, acompañadas de asaderos de carne y salchichas. "Aquí lo estamos pasando divino porque la zona y el tiempo hoy están inmejorables para celebrar un arranque de año distinto", expresó la joven Adaya Moreno, cuyo mayor deseo para este año es casarse. Muchos de los presentes se sorprendieron y se congratularon tal anuncio.

Asimismo, Cristian Flores Fontes que está en el paro, tras 10 años de trabajo, espera que durante 2016 pueda encontrar un empleo. "Ya estoy buscando trabajo y estoy convencido de que puedo tener suerte", apuntó ante la mirada atenta de su familia. Los componentes de este asadero celebraron el cambio de año en sus casos en un ambiente también tranquilo y familiar. "Estaremos hasta las cuatro de la tarde, porque está empezando a llegar un aire fresco", apuntó a las 14.15 horas Cristian Flores.

Asimismo, Los Llanos de La Nuez acogieron a otra veintena de familias de la capital, Mogán, Telde e Ingenio. El grupo mayoritario lo conformaron cuarenta personas, la mayoría del barrio capitalino de Schamann, que ocuparon cuatro mesas y un asadero. "Sabíamos que un primero de enero apenas suben personas a la cumbre a pasar el día y nos decidimos venirnos a tener una convivencia", indicó Rosa María Rodríguez.

Salir de la rutina

"La jornada nos ha acompañado porque somos tan pocas personas las que estamos aquí que parece que estamos solos, sin molestarnos y disfrutando de una jornada deliciosa", apuntó María Sosa. "Esto está fantástico, porque salimos de la rutina diaria y estamos en un paraje único", añadió José María García Díaz.

Sin embargo, tanto Rosa Rodríguez como José García coincidieron en lamentar "el abandono en que se encuentra la cumbre. La falta de planificación y la escasa limpieza del campo pueden provocar incendios y la destrucción de nuestra vegetación. Las instituciones deben preocuparse más de cuidar la cumbre y dotarla de vigilancia, si no queremos en el futuro tener problemas". Para García "es urgente planificar el futuro de nuestros campos y nuestra vegetación si no queremos quedarnos sin nuestros maravillosos paisajes".

Igualmente, una familia de Ingenio, Jinámar y de Las Palmas de Gran Canaria optó por hacer un almuerzo preparado previamente en sus casas en Los Llanos de La Nuez. "Ya habíamos planificado esta ruta, porque queríamos que nuestra amiga brasileña viera las maravillas que tenemos en la cumbre", apuntó Juan Barrio. "Hemos hecho aquí una parada porque esta zona está bastante tranquila".

"Es una isla muy bonita y estoy muy agradecida a estos amigos por enseñármela", indicó la brasileña de abuelos canarios Rafaela Cabrera. Para Gabriel Pérez, "el día está siendo muy grato y después iremos al Roque Nublo".

Compartir el artículo

stats