Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Jordi Sebastiá

"Canarias fue un conejillo de Indias en las prospecciones petrolíferas"

"Las Islas deben presionar al Gobierno para que sus proyectos tengan subvenciones para renovables", asegura el Eurodiputado de Equo-Compromís

El eurodiputado Jordi Sebastià, ayer en el paseo de Las Canteras.

El eurodiputado Jordi Sebastià, ayer en el paseo de Las Canteras. ANDRÉS CRUZ

¿Qué hace un eurodiputado valenciano en las Islas?

Hacía tiempo que tenía pendiente una visita a Gran Canaria para hablar directamente, recoger peticiones e iniciativas de los compañeros de Equo Gran Canaria. Y aquí estamos.

Y también para participar en la mesa redonda en el club Victoria sobre 'Soberanía energética insular: utopía o desafío'.

Exactamente. Estaré con el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y con varios entendidos en la materia.

Usted en el Parlamento Europeo está en el grupo Los Verdes.

Efectivamente. Estamos trabajando en las líneas básicas: la diversidad de pueblos de Europa, la justicia social, la lucha contra la política de austeridad que nos ha conducido a una situación de pobreza muy dura y la sostenibilidad ambiental, que está muy asociada al tema social. Que la energía sea cara, contaminante y dependiente no es solo un ataque al medio ambiente, sino al medio social. La gente está pagando mucho dinero por la energía.

Hay una vinculación reciente entre su grupo parlamentario y la Isla.

Sí. Hemos estado colaborando con la gente de Gran Canaria en el Parlamento Europeo, sobre todo por el asunto de las prospecciones petrolíferas, donde estuve apoyando las peticiones contra las mismas. Hice preguntas a la Comisión Europea sobre si esas concesiones vulneraban normativas medioambientales, sobre todo por la reserva de cetáceos. Mi trabajo era ser el altavoz de Equo en Canarias desde el Parlamento Europeo.

¿Qué objetivos se proponen en Europa?

Una de las cuestiones fundamentales que ha puesto en marcha la Comisión Europea es el llamado plan Juncker. Nosotros somos escépticos respecto a este plan, los hemos criticado mucho, pero en nuestro grupo, Los Verdes, aunque no estemos muy de acuerdo con ciertos planes, colaboramos para hacer las cosas lo mejor posible.

¿Qué es lo que han hecho a este respecto?

Hemos puesto unas cuantas enmiendas que han sido aprobadas, por lo que me siento muy orgulloso de lo que ha hecho mi grupo parlamentario. Hemos conseguido, entre otras cosas, que todas las inversiones que se hagan en energía y se acojan al plan Juncker tienen que hacerse en energías renovables. Por eso en Canarias desde los ayuntamientos, los cabildos y el gobierno autónomo se debe presionar al Gobierno español para que presente proyectos en esa línea al plan Juncker, que la UE subvencione esas nuevas inversiones y conseguir ese modelo de economía sostenible, limpia e independiente. Porque todo esto que se está planteando del gas no deja de ser una dependencia exterior.

Las Islas cuentan con recursos energéticos naturales.

Canarias tiene sol, viento, mareas y energía geotérmica. Pues entonces vamos a apostar por aquello que tenemos, que es nuestro y nadie nos lo va a quitar. Tenemos que optimizar al máximo nuestros recursos naturales, pero sin cerrarnos. Si vemos que no conseguimos energía suficiente, habrá que ver cómo traerla del exterior, pero antes vamos a intentarlo aquí con lo que tememos.

Los detractores dicen que las energías renovables son más caras.

Es falso que las renovables sean más caras. Las técnicas han mejorado mucho y estamos en esa línea. Uno de nuestros primeros actos en Bruselas fue llevar a esas plataformas de Canarias que apuestan por la energía fotovoltaica amparándose en los decretos del Gobierno en la época de Zapatero y que luego vieron cómo el PP ha modificado las reglas del juego y dejaban detraer los ingresos que esas publicaciones oficiales anteriores les habían garantizado.

El sol es uno de nuestros mayores recursos naturales.

España pasó de ser el país que más energía solar y fotovoltaica producía en toda Europa a estar en la cola. Y además esta gente, que había pedido créditos para hacer las inversiones, ahora está económicamente ahogada. Yo he denunciado el asunto ante el Tribunal de Justicia europeo y es muy probable que sea condenado el Estado español con multas multimillonarias que serán pagadas con el dinero de los ciudadanos.

El Gobierno central no se ha preocupado mucho de potenciar las energías limpias y renovables.

Todo lo contrario. Toda la legislación anterior que había la ha penalizado ahora. El decreto último que hizo sobre el autoconsumo fue tildado de desastre. Medios de comunicación tan poco sospechosos de ser de izquierda, como The Wall Street Journal, dijeron que el Estado español se había vuelto loco al poner un impuesto al sol. Esto es una barbaridad y de hecho lo que hace es apostar por ese modelo energético que ya teníamos antes.

¿El autoconsumo acaba con la dependencia?

El autoconsumo permite que la ciudadanía se implique en la producción energética. Así podemos mejorar y ser más autosuficientes.

El ministro de Industria y Energía ha sido muy contestado en las islas por defender las prospecciones petrolíferas que inició Repsol.

Hay una cosa muy importante de mentalidad que yo señalé a las plataformas canarias que fueron a Bruselas a vernos al Parlamento Europeo, y es que a pesar de que le dieron el visto bueno para hacer las prospecciones y que el Gobierno apostó decididamente, fue obvio que hubo un movimiento ciudadano mayoritariamente en contra en el Archipiélago Canario. Eso fue fundamental.

¿Hubiese habido la misma reacción hace unas décadas?

Si se hubiese encontrado petróleo hace 25 años, es probable que la gente hubiera hecho un carnaval extraordinario, una fiesta porque se tenía petróleo. Eso era riqueza, pero ahora la gente se ha concienciado de que es contaminante y acaba con un modelo económico y turístico de más calidad. La mentalidad ha ido cambiando y la gente se enfrentó a eso. Aunque haya petróleo, la gente ya no quiere las prospecciones porque nos afectan negativamente no solo en el medio ambiente sino a nivel social y económico.

¿La gente ya no quiere energías procedentes de combustibles fósiles?

No la quiere, y cada vez hay más oposición. La justicia social es un objetivo básico y necesario porque tenemos la obligación de luchar contra la pobreza. Sin embargo, la lucha medioambiental no tiene que se ser de derechas o de izquierdas. Ya no hablamos de energías alternativas porque las limpias son las únicas alternativas posibles.

La soberanía energética es fundamental, pero más en un archipiélago como el nuestro.

Claro, Canarias está como región ultraperiférica en la UE y el modelo económico depende en gran medida del turismo. El turismo implica una gran necesidad de recursos y una dependencia energética. Esa necesidad energética tiene que hacer frente a los recursos que tenemos. Si hace mucho las energías eólica o mareomotriz eran anecdóticas, hoy es todo lo contrario. Por eso lo que hace falta es voluntad política.

¿Y eso es posible a corto plazo?

A veces nos tachan de utópicos e idealistas, pero no. Estamos ante una realidad. Es un objetivo que se puede cumplir. Tenemos los recursos naturales: mar, viento, sol... No es normal que el país que más energía fotovoltaica produce en este mundo sea Alemania cuando tenemos aquí una fuente solar inagotable.

Porque incluso empresas españolas se van para allá.

Hay muchas empresas españolas que están ubicadas en Alemania, que se han ido allí porque con esta legislación aquí no tienen capacidad de desarrollo. Nosotros sabemos cómo hacerlo y nos tenemos que ir a a Alemania porque aquí no hay mercado por culpa de la ley.

En Canarias se pararon las prospecciones porque Repsol no encontró petróleo, o sea, por razones puramente económicas, no políticas.

Sí, sí. Y además eso habría tenido un efecto dominó. Canarias fue un conejillo de Indias porque después venían otras prospecciones en los islotes de Castellón, en la costa catalana, en el mar de Alborán, así en cascada. Hay que reconocer que la sociedad canaria fue el escudo humano. Yo creo que la sociedad canaria es consciente de que tiene una situación delicada porque tiene una situación ambiental, climática y turística que es su tesoro. La reacción de Canarias es un ejemplo a salir.

Compartir el artículo

stats