Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

Emilio Gotera: "Los pacientes de salud mental aún estamos excluidos de la sociedad"

"Necesitamos un nuevo espacio para reunirnos, ya que el que tenemos no cuenta con condiciones", manifiesta el presidente de la asociación Espiral

El portavoz de la Asociación de Integración de Salud Mental, Emilio Gotera. Y. S.

Preside usted la primera asociación de usuarios en Canarias que lucha por la integración social de pacientes con problemas de salud mental. ¿Qué diferencia la entidad que dirige del resto de colectivos en las Islas?

La asociación nació en 2011 de la mano de varios compañeros de la unidad de salud mental de la Casa del Marino. A diferencia de otras entidades, que están dirigidas por familiares o representantes de personas que padecen algún sufrimiento de salud mental, nuestra asociación está gestionada por los propios usuarios. Lejos de cualquier fórmula de paternalismo, hemos apostado por crear un colectivo que luche por el empoderamiento de los afectados en primera persona.

¿Cuántos socios integran Espiral?

Un total de 238 personas. Al principio nos reuníamos los domingos en la playa de Las Canteras y, tras adquirir el grupo mayor cohesión con el paso del tiempo, ahora realizamos actividades ya como asociación en el centro cívico Madera y Corcho de la plaza Juan del Río Ayala.

¿Qué tipo de actividades realizan a lo largo del año?

El objetivo de Espiral es mejorar la calidad de vida de los usuarios no solo en el ámbito sanitario, sino también laboral, jurídico y social. Los pacientes de salud mental aún estamos excluidos de la sociedad. Muchos usuarios viven aislados en sus casas, como en una burbuja, sin motivación alguna. Es por ello por lo que celebramos talleres de pintura, alfabetización o informática de la mano de usuarios que son profesionales. Nuestra intención es rescatar la valía de los compañeros y mantenernos activos. Queremos aprender a resolver nosotros mismos nuestros conflictos, ya que de nada sirven las recetas de pastillas si luego no se tienen herramientas para afrontar los problemas.

¿Cuentan con la participación del Servicio Canario de Salud para realizar algún tipo de iniciativa conjunta?

A través del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial, que pertenece al Servicio Canario de Salud, recibimos charlas de profesionales. Queremos caminar juntos en este sentido y por eso demandamos iniciativas formativas. Sin embargo, por regla general los profesionales no cuentan con suficientes recursos ni tiempo para satisfacer la demanda de los pacientes. El 80% de la atención que reciben los compañeros tiene lugar en nuestra sede. En la asociación intentamos intervenir en los momentos críticos que padecen las personas para evitar así su deterioro cognitivo. La atención psiquiátrica que ofrece el Servicio Canario de Salud a un paciente suele reducirse a una consulta cada cuatro meses y, en el caso de la atención psicológica, los usuarios solo suelen recibir dos horas de terapia al año. Es por ello por lo que desde la asociación trabajamos para cubrir estas necesidades.

¿Reciben algún tipo de subvención que les ayuda a financiar sus proyectos?

No, la asociación se financia con las cuotas voluntarias de los socios. Vivimos o , mejor dicho, sobrevivimos por nosotros mismos. Los socios aportan al mes una cuota que puede variar de entre uno a diez euros y con esos fondos cubrimos los gastos de las actividades. Sin embargo, a nadie se le excluye si no puede contribuir económicamente. Muchos de nosotros recibimos una pensión de 370 euros al mes, que malamente da para tener una vida plena. Las instituciones hablan de integración social, pero con ingresos de este tipo parece un proceso difícil de alcanzar. Hay que recordar que incluso otros compañeros no tienen ni siquiera derecho a ninguna ayuda. La única subvención que hemos logrado obtener procede de la concejalía de Cohesión Social e Igualdad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que nos ha concedido apoyo para desarrollar un proyecto de participación.

Europsy ha elegido Mogán para celebrar una nueva edición del festival. ¿De qué manera colabora Espiral en la organización de este encuentro?

Es la primera vez que tenemos la oportunidad de participar en el festival como organizadores junto a Europsy, ya que durante la última edición del evento que tuvo lugar en Maspalomas en 2010 Espiral aún no había nacido. Hemos colaborado en la organización de talleres y excursiones que tendrán lugar a lo largo de la semana. El programa incluye noches de carnaval, conciertos, talleres de pintura, terapias con animales y excursiones por la Isla. Queremos compartir con usuarios de otros lugares nuestro paisaje, inquietudes y también ilusiones.

¿Qué reto se plantea la asociación alcanzar a corto plazo?

Necesitamos disponer de un nuevo espacio para reunirnos, porque el que tenemos no reúne las condiciones necesarias. Lo compartimos con otros colectivos, lo que hace más difícil el desarrollo de terapias y asambleas.

Compartir el artículo

stats