Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Maspalomas se convierte en la primera Ciudad Rotaria de la Paz en España

La localidad recibe la distinción por ser un enclave ejemplar donde conviven 110 nacionalidades

El alcalde Marco Aurelio Pérez, Antonio Quesada, Andrés Barriales y Arista Jaime, de izquierda a derecha, ayer en el hotel Ifa Faro.

El alcalde Marco Aurelio Pérez, Antonio Quesada, Andrés Barriales y Arista Jaime, de izquierda a derecha, ayer en el hotel Ifa Faro. JOSÉ CARLOS GUERRA

Maspalomas recibió ayer el título de Ciudad Rotaria de la Paz. La localidad turística del sur de Gran Canaria se convierte así en la primera de España y en la cuarta de Europa en obtener esta distinción, que otorga la Organización de Naciones Unidas, (ONU). Las otras ciudades que se han ganado este reconocimiento son Jersey (Gran Bretaña) Cannes (Francia) y Zenna (Serbia).

Arista Jaime Báez, presidenta del Club Rotario de Maspalomas, y el gobernador del Distrito 2201 de Rotary, Antonio Quesada Estangüi, fueron los encargados de hacer entrega de este galardón al alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, quien mostró el agradecimiento en nombre del Ayuntamiento y de todos los habitantes del municipio.

Durante el acto, celebrado en la noche de ayer sábado en el Hotel Ifa Faro, Arista Jaime comentó que la ciudad turística de Maspalomas es todo un ejemplo de "tolerancia y respeto", puesto que es un lugar donde conviven personas de 110 nacionalidades, donde además de poder vivir en paz tienen libertad de culto religioso. Prueba de ello es la existencia del Templo Ecuménico y de la Mezquita. La presidencia de los rotarios también resaltó que es un ejemplo de tolerancia, que viene demostrando desde hace años con la multitudinaria celebración de las fiestas del Orgullo Gay.

Arista Jaime explicó que hace dos años, durante la celebración del I CAMP Internacional sobre la Paz Mundial y Resolución de Conflictos en África, el entonces gobernador de Distrito del Club 2201 de Rotary, Andrés Barriales, propuso al alcalde del municipio que Maspalomas fuera considerada como Ciudad de la Paz. Desde ese momento comenzaron a trabajar para presentar toda la documentación ante las sedes de Rotary y de la ONU en Estados Unidos.

En el mismo acto se produjo el relevo en la presidencia del Club Rotario de Maspalomas. En la ceremonia del cambio de collar presidencial y del relevo de la junta directiva, Arista Jaime Báez cedió el testigo a Ignacio Millán Boissier, que ha sido elegido presidente para el periodo 2016-2017. También se nombró a Ramón Suárez, concejal de Turismo de San Bartolomé de Tirajana, como Rotario de Honor. Suárez, nacido en el municipio de La Aldea, ha estado estrechamente ligado al Club de Maspalomas en las últimas décadas, primero como director de hotel y después como responsable municipal del área de Turismo.

"Una Ciudad Rotaria de la Paz -apuntó Arista Jaime- es aquella en la que se trabaja para que la comunidad sea cada día mejor". Tener es reconocimiento "significa el gran honor de unirse a un puñado de ciudades del mundo que, a propuesta de un Club Rotario que tiene su sede en ellas y en ellas presta su servicio a la comunidad, han tomado la decisión de cumplir con una serie de principios y objetivos.

Una Ciudad Rotaria de la Paz debe regirse por cinco principios: respeto por la vida y la dignidad de cada persona sin discriminación alguna ni prejuicios; rechazo de la violencia en todas sus formas y hacia cualquier persona; resolución de los conflictos entre las personas de la comunidad local y las de todo el mundo; reconciliación de las diferencias y búsqueda de la armonía; y libertad de expresión y de diversidad cultural. "Cuando estos principios son así aceptados" resaltó la presidenta saliente de esta organización en Maspalomas, "el Club Rotario, que también los busca y los pone en práctica en todos sus proyectos de servicio a la comunidad, propone a ciudad para este alto reconocimiento".

Jaime resaltó que el objetivo final de Rotary Internacional es la paz mundial y por ella viene trabajando desde hace 111 años. El encuentro finalizó con un concierto, interpretado por el pianista Sergio Alonso y el tenor Manuel García.

Compartir el artículo

stats