Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La corporación gasta 400.000 euros en renovar hamacas y sombrillas

El edil de Playas asegura que se va a renovar todo el mobiliario deteriorado

La corporación gasta 400.000 euros en renovar hamacas y sombrillas

La corporación gasta 400.000 euros en renovar hamacas y sombrillas

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana va a destinar de su presupuesto 400.000 euros a la renovación de las hamacas y sombrillas de Maspalomas y Playa del Inglés. José Carlos Álamo, concejal de Playas de esta Corporación, explicó ayer que aún no se sabe el número exacto de tumbonas y parasoles que se van a sustituir, pero destacó que se intentarán cambiar todas las que se pueda hasta agotar esta partida, porque "una buena parte de este mobiliario se encuentra deteriorado, debido a que se utiliza todo el año".

Hace un lustro, en 2011, se colocaron 4.000 nuevas hamacas y 2.000 sombrillas en estas playas, pero, en esa ocasión, la inversión corrió a cargo del Consorcio de Rehabilitación Turística, que pagó 568.000 euros a la empresa Garcitecnia por todo el lote. En este sentido, Álamo apuntó que una de las razones por las que el grupo de gobierno decidió, a través de una modificación presupuestaria, disponer de este dinero para cambiar las hamacas y sombrillas es evitar que ocurra como hace años, que, prácticamente, estaba todo el mobiliario en estado ruinoso.

En lo que va de año, los ingresos que recibe el Ayuntamiento por la explotación de estos servicios han aumentado en unos 300.000 euros respecto al pasado ejercicio, según aclaró el edil de Playas. En 2015, los ingresos por este concepto se elevaron a 3,1 millones de euros, algo menos que en 2014 y 2013, que llegaron a 3,5 millones. El concejal achacó el descenso del pasado año a que coincidieron en invierno varios días de mal tiempo.

Sin embargo, el portavoz de NC, Ángel López, aseguró que la pérdida de ingresos se debe al estado de este mobiliario, y comentó que los datos de 2015 son los más bajos de los últimos años, en que la media ha girado en torno a los 3,4 millones, si bien añadió que el dato queda lejos de los 5,3 millones que se obtuvieron en 2.000.

Asimismo, comentó Álamo que el Ayuntamiento ha solicitado a la Demarcación de Costas de Canarias autorización para explotar los servicios de las playas de Maspalomas, Playa del Inglés, El Cochino y Meloneras, por un periodo de cuatro años, de 2016 a 2020. La concesión de estos servicios de temporada en otras playas del municipio, como San Agustín y Las Burras, la mantiene la familia del conde.

Hasta ahora, esta concesión la venía otorgando Costas por plazos de un año, pero la nueva ley permite tiempos más amplios. La principal razón por la que el Ayuntamiento requiere estos cuatro años es porque, de esta forma, no se ve obligado a sacar la explotación de los chiringuitos de Maspalomas y Playa del Inglés de forma anual.

Concesión vencida

La concesión de este negocio se venció en 2011, pero sigue en manos de las mismas empresas, porque la corporación no ha convocado el concurso público, en tanto que ni siquiera ha podido instalar los nuevos kioscos que costaron 536.250 euros, y también fueron costeados por el Consorcio de Rehabilitación Turística.

En este momento, el Ayuntamiento sigue a la espera de un permiso de la Dirección General de Costas para poder colocar los nuevos kioscos que están guardados en una nave. Desde que el Consorcio de Rehabilitación Turística Maspalomas decidió el modelo, sacó a concurso la fabricación, y resolvió esta convocatoria pasaron más de dos años, y el colofón fue que cuando estaban hechos, en 2014, no se podían instalar porque se cuestiona la validez de la Declaración de Impacto Ambiental.

En este sentido, explicó que han acudido al Cabildo grancanario, al Gobierno autónomo y a la Demarcación de Costas para obtener el permiso para colocar las unidades y, finalmente, el alcalde Marco Aurelio Pérez ha tenido que dirigirse a Madrid para intentar resolver el asunto.

Compartir el artículo

stats