Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía

El verano canario de los valientes

Casi 60 niños de toda España que pasan o han pasado un cáncer disfrutan estos días de un campamento en Pozo Izquierdo

Veranear en un campamento es una de las vivencias estivales favoritas de muchos niños, pero el de estos días en Pozo Izquierdo tiene algo que lo hace aún más estimulante: en él se citan, convocados por la asociación de niños con cáncer Pequeño Valiente, niños y jóvenes de hasta 18 años que pasaron o pasan la enfermedad.

Hasta el viernes, 58 participantes llegados de toda España disfrutan del que podría convertirse en el mejor verano de sus vidas: "¡He visto delfines, que es mi animal favorito!", comenta emocionada Fátima Rodríguez, que con 18 años ya ha racionalizado las circunstancias en las que se han desenvuelto su existencia y las de sus compañeros. "Son niños diferentes, que piensan de manera diferente y miran a la vida de modo diferente", responde con una abrumadora claridad al ser preguntada por lo que hace de este campamento algo especial. Sabe de lo que habla, porque ha estado en otros y alaba la experiencia grancanaria. "Tienen en cuenta la diversidad de los niños y eso es algo esencial", comenta.

Experiencia positiva

A sus 12 años, Iker Prat es uno de esos niños que ven la vida con otros ojos. Sentado a la sombra junto a la piscina después de comer, este navarro dicharachero salta de un tema a otro sin que uno se dé cuenta. En un instante puede estar hablando sobre la ilusión de montarse en barco por primera vez y al segundo, explicando con sencillez las operaciones a las que ha sido sometido para librarse de sus lesiones cerebrales.

Reunidas en el comedor, Lisett Domínguez, Carlota Talavera y Jamila Melián comparten las típicas confidencias de quinceañeras. Las tres se conocieron en otros campamentos y son la mejor demostración de que estas citas sirven a los niños para establecer amistades que perduran en el tiempo: "Es una buena manera de saber que no estás sola en esto y que se puede salir perfectamente", celebra Jamila.

No resulta extraño que se expresen con tanta transparencia: "Son niños que maduran muy rápido", explica Yaquelinne Valido, coordinadora del campamento, quien destaca lo "maravilloso" que es pasar su tiempo como voluntaria: "Es brutal estar con ellos, te enseñan en cada instante con vitalidad, sonrisas y chispa".

Muchos son los recuerdos que nacerán estos días. Hoy, sin ir más lejos, todos los llegados de Gran Canaria, Tenerife, Madrid, Sevilla, Extremadura, La Rioja y Navarra realizarán actividades acuáticas en Anfi del Mar: "¡Todavía queda mucha diversión", augura la monitora. Y vida por vivir, cabría añadir.

Compartir el artículo

stats