Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La Iglesia sueca celebra medio siglo en el sur de Gran Canaria

La comunidad conmemora en enero su efeméride con un culto presidido por el obispo Francisco Cases y su homólogo nórdico

La Iglesia sueca celebra medio siglo en el sur de Gran Canaria

La Iglesia sueca celebra medio siglo en el sur de Gran Canaria

El 2017 se presenta como un año clave en la agenda de las congregaciones luteranas no solo a nivel mundial, sino también en Gran Canaria. A los 500 años del nacimiento de la reforma protestante en Alemania se suman 50 años de la llegada de la iglesia sueca a la Isla. La parroquia de la urbanización turística de San Agustín, que recibe cerca de 60.000 visitantes al año, prepara para conmemorar su efemérides el próximo mes de enero una misa que estará presidida por el obispo de Canarias, Francisco Cases, y su homólogo en las iglesias suecas que se ubican en el extranjero.

Los primeros turistas que recibió la costa de Maspalomas allá por la década de los sesenta procedían de la gélida ciudad de Estocolmo. En un principio San Bartolomé de Tirajana y, en concreto, San Agustín fue destino de un grupo reducido de inversores y empleados suecos que disfrutan de tres semanas de vacaciones pagadas por la empresa bajo el sol de las dunas. Con el tiempo, el destino se abrió al resto de Europa y se convirtió en la cuna del turismo de salud del país nórdico.

Los visitantes suecos que decidieron trasladar su lugar de residencia a Gran Canaria durante las temporadas de invierno se instalaron principalmente en el barrio capitalino de Ciudad Jardín. En este enclave se levantaron los muros de la primera iglesia sueca en la Isla en enero de 1967. Dos décadas después, la parroquia abrió una segunda sede en la urbanización de San Agustín, que a día de hoy celebra cerca de 45 bodas al año. En 2009 los servicios religiosos suecos se centralizaron en la iglesia del Sur, que junto con el colegio anexo y otras entidades organizan desde hace cuatro años una semana cultural en el mes de noviembre.

En esta edición, que culmina el próximo domingo con la carrera solidaria de la clínica Roca, la muestra estrena festival de cine. Según explicó ayer la cónsul honoraria de Suecia en Las Palmas de Gran Canaria, Ann Kristin Ekstrand, un total de cinco películas se proyectarán en versión original y con subtítulos en español en el centro cultural de San Fernando de Maspalomas hasta el próximo jueves 17 de forma gratuita.

La iniciativa arranca el sábado a las 20.00 horas con la exhibición de la comedia El abuelo que se largó por la ventana y desapareció. El lunes 14 le tocará el turno a la directora y actriz Anna Odell bajo el título La reunión y el martes y miércoles a las cintas Shed no tears y Hotel. Historias de Estocolmo, de Karin Fahlén, será la encargada de cerrar este nuevo ciclo cinéfilo.

La oferta de la semana cultural de San Agustín además incluye excursiones al Mundo Aborigen y al Pico de Suecia, situado en lo alto de San Agustín. Los bares y restaurante de la zona ofrecen una ruta de tapas y bebida por solo dos euros y medio durante la celebración de esta iniciativa.

Compartir el artículo

stats