Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vía rápida desde la capital a Arucas por Tamaraceite

El tramo de Las Mesas evita el actual recorrido por el túnel de Tenoya

Desde la rotonda de Las Mesas hasta Arucas, en apenas cinco minutos. Este es el tiempo que van a tardar desde mañana los vecinos de toda la Isla, pero en especial los del Norte, en llegar hasta la entrada a este municipio, en concreto, hasta la glorieta que se ha hecho en el barrio de El Hornillo. La inauguración de este tramo de la IV fase de la circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria permite recortar a la cuarta parte el recorrido puesto que hasta ahora se necesitaban unos veinte minutos para realizar todo el trayecto, ya que hay que acceder desde Las Cazuelas por el túnel de Tenoya, y seguir por el barranco hacia el barrio de San Francisco Javier. Los 4,5 kilómetros que unen Las Mesas con Arucas ya se podían hacer desde el municipio norteño hacia la capital desde el pasado mes de agosto, pero se quedó pendiente la vía en dirección al Norte debido a que no se había resuelto la expropiación de un terreno en Lomo de Arucas.

Quien ha podido comprobar ya, y sacar provecho de este trazado es Juan Francisco Martín, uno de los trabajadores de la constructora. "En diez minutos estoy en mi casa en La Ballena, y por eso, puedo ir a comer " destacó ayer, a la una de la tarde, cuando se disponía desde el tramo muy cercano a Arucas, a tomarse la hora con la que cuenta para almorzar, y mientras otros compañeros iban a hacer lo mismo en uno de los vehículos de la empresa. Con todo, Martín aclaró que él también se llevaba el almuerzo a la obra, pero desde que vio que podía estar en su domicilio en tan poco tiempo comenzó a aprovechar este trazado, entre otras cosas porque también cuenta con la llave para abrir la cadena que se colocó en Las Mesas para impedir el acceso. "Si no estuviera cerrada mucha gente también ya hubiera intentado entrar" subrayó.

A la misma hora, llegaba a la zona de Lomo de Arucas, a pie, Rayco Falcón Falcón. Este vecino de La Goleta contó que ayer había dejado el coche a su mujer, y decidió realizar el camino desde su trabajo en Las Mesas hasta su casa. Unos veinte minutos, explicó, que había tardado en hacer el recorrido, al tiempo que comentaba que había disfrutado con esta experiencia. Pese a que se levantó a las cuatro de la mañana, y había estado toda la jornada en los fogones y la cocina del catering Naranjo y Henríquez, aseguró que no le había cansado la caminata. Más adelante, en otro tramo de la nueva carretera, Marco Moreno Hernández, Jorge Rojas Pérez, y Antonio Moreno Hernández explicaron que estaban de ajuste, es decir, que su jornada era de doce horas, de 7.30 a 19.30 horas. "Esto es normal en las obras cuando quedan unos días para la inauguración", señalaron, a la vez que dejaron claro, que todo va a estar listo para que el jueves se abra al tráfico. La tarea que les queda por hacer es sellar las juntas de dilatación, uniones que se hacen en las zonas en las que se conecta la carretera con un tramo de los viaductos.

La vía que se abre mañana al tráfico beneficia a los vecinos de Arucas, así como a los de Teror, Moya, Valleseco o Firgas, pero también pueden acortar tiempos los de Agaete, Gáldar o Guía si quieren conectar con la autopista del Sur. Se estima que 40.000 coches utilicen este nuevo trayecto cada día.

Compartir el artículo

stats