Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El Sur pierde un hotel de cuatro estrellas por el parón de la renovación turística

El grupo Ichiban congela las obras de mejora del complejo Club Maspalomas ante la falta de incentivos

Fachada de los apartamentos Club Maspalomas de Campo Internacional, en el que a principios de año se proyectaba un hotel de cuatro estrellas.

Fachada de los apartamentos Club Maspalomas de Campo Internacional, en el que a principios de año se proyectaba un hotel de cuatro estrellas. SANTI BLANCO

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que mantiene paralizada desde el pasado mes de julio la renovación turística en el municipio de San Bartolomé de Tirajana ha sentado como un jarro de agua fría a aquellos empresarios que ya habían presentado un proyecto de mejora de sus instalaciones en el ayuntamiento antes de emitirse la resolución judicial. Un total de 14 actuaciones permanecen bloqueadas en la concejalía de Urbanismo a esperas de que la justicia despeje la incertidumbre que ha generado la denuncia presentado por Nueva Canarias contra el Plan de Modernización de 2013. La pérdida para el destino de un nuevo hotel de cuatro estrellas en el que la empresa Ichiban, S.L preveía convertir su complejo de apartamentos de una llave Club Maspalomas de Campo Internacional representa una de las consecuencias inmediatas de la paralización de la normativa.

Muchos de los hoteleros del primer municipio turístico de Canarias se sienten decepcionados tras haber proyectado en vano sus esfuerzos por incrementar la calidad de sus instalaciones.

La costa de San Bartolomé de Tirajana recibe de forma consecutiva desde hace cinco años cifras récords de visitantes que superan los dos millones de turistas por temporada. La creciente demanda de servicios en Maspalomas ha creado, por consiguiente, un espíritu emprendedor entre los promotores que quieren satisfacer las exigencias de sus clientes con un producto renovado o nuevo.

Prueba de ello son las 31 iniciativas, 29 de renovación y dos de nueva construcción, que ha experimentado el destino desde la entrada en vigor del Plan de Modernización. Bajo el paraguas de los incentivos de la normativa (incremento de edificabilidad, ocupación y cambios de usos de las parcelas) los promotores han ejecutado proyectos en el litoral que nunca hubiesen llegado a materializarse con semejante agilidad mediante la tramitación del plan general de ordenación de 1996 que aplica aún en la actualidad San Bartolomé de Tirajana.

En estos últimos tres años el municipio ha recibido una inyección de más de 120 millones de euros. El camino lo abrió la renovación del antiguo hotel Apolo, uno de los edificios más veteranos de Playa del Inglés, que actualmente ofrece un servicio e cinco estrellas bajo el nombre de Bohemia. En 2013 la cadena Riu invirtió más de 20 millones en la mejora de las instalaciones de su hotel Riu Club de Meloneras. Al año siguiente se sumaron a los beneficios del Plan de Modernización los apartamentos El Yate de San Agustín, Barbacan de Playa del Inglés, el hotel Axelbeach, Margaritas del grupo Barceló, el complejo Cóndor o los bungalós Carmen que tras una inversión cercana a tres millones de euros se convirtieron en un hotel de cuatro estrellas. Esta misma estrategia fue reproducida por otros gestores de establecimientos de la urbanización de Playa del Inglés, como Parque Cristóbal, Los Galápagos, Los Salmones que ahora se comercializan bajo el nombre de Playa Bonita; Terrazamar, El Palmar, Jardín del Atlántico o Airiños. Colorado Golf, Los Calderones, Buganvilla, Sunwing, Los Balcones o los apartamentos San Jorge, que aumentaron el año pasado su categoría de dos a tres llaves, son algunos ejemplos que ilustran la fiebre de la renovación de la que se ha contagiado el municipio en los últimos tres ejercicios. Una de las últimas actuaciones que se han ejecutado por incentivos en Maspalomas supuso la reconversión de los 182 apartamentos del Santa Mónica en un hotel de cuatro estrellas superior tras el desembolso de 10 millones de euros.

Tres meses después, el 25 de julio, el magistrado Francisco Javier Verona estimó el recurso presentado por el grupo nacionalista de San Bartolomé de Tirajana al encontrar "incompleto" el expediente de aprobación definitiva del plan.

El portavoz de NC, Ángel López, impugnó la normativa en la sala de lo Contencioso Administrativo por considerar, entre otros aspectos, que el plan "no atendía a las expectativas reales que la sociedad demandaba a favor de la recuperación del destino, sino que se limitaba a dar respuesta a las ambiciones de algunos particular en el Sur".

Las reacciones a esta decisión judicial no se hicieron de rogar y a menos de un mes de que se conociera la sentencia, tanto el Gobierno de Canarias, quien a través de la empresa Gesplan redactó el documento, y el ayuntamiento recurrieron la resolución. Según indicó esta semana el responsable de Urbanismo en el municipio, Fernando González, la medida no afecta a las actuaciones que se han realizado hasta el momento pero sí deja en un "limbo jurídico" a los 14 proyectos de renovación que se encuentra ahora en proceso de tramitación. Por el momento, el ayuntamiento ha optado por no otorgar licencias urbanísticas a estas iniciativas dado que sus promotores podrían exigir a posteriori a la administración local algún tipo de "responsabilidad patrimonial" ante la incertidumbre que ha generado la paralización de la normativa.

Este bloqueo de inversiones en el destino turístico, "ahora que estaban alcanzando velocidad de crucero", según subrayó González, afecta de forma directa al motor económico de la Isla.

"No se entiende cómo en otros enclaves, como Tenerife, Fuerteventura o Lanzarote los planes de modernización funcionan sin ningún tipo de obstáculo y aquí, en Gran Canaria, se paralizan de esta manera", agregó el edil.

Al no tratarse de una sentencia firme, el gobierno sureño está dispuesto a llegar "hasta la última instancia" para que el destino, que goza de 54 años de trayectoria, "no pierda competitividad" en el sector turístico.

Mientras esto sucede, algunos empresarios que ya habían manifestado su intención de modernizar sus instalaciones han retirado del departamento de Urbanismo su plan de mejora. El hotel Principado de Playa del Inglés, el centro comercial Kasbah o el parque temático Holiday World son algunas de las iniciativas que se han retirado por ahora de la lista de futuras renovaciones turísticas.

Sobre papel, al menos, todavía figuran inversiones de gran repercusión como la construcción de un centro comercial junto al Faro II de Campo Internacional, donde se proyecta el desembarco de El Corte Inglés en el Sur, la edificación también de un centro de ocio junto al auditorio de Meloneras que promueve el grupo Lopesan, así como la mejora de los kiosos del paseo que pertenecen a la empresa Gordillo y la remodelación de otros establecimientos comerciales, como Águila Roja de Playa del Inglés. La modernización de El Portón, Parking Maspalomas o del antiguo Ocean Park que impulsa el grupo Parques Acuáticos completan el catálogo de infraestructuras de ocio. En su dimensión alojativa, el destino contempla futuras inversiones en los establecimientos de Vital Suites en Playa del Inglés, Monte Feliz en Bahía Feliz y Jardín Dorado en Campo Internacional, que aunque aumentó su categoría de dos llaves a cuatro estrellas recientemente perfila una nueva intervención. En esta misma urbanización, la empresa Ichiban S.L había programado en su plan de inversiones de 2017 la transformación de su complejo de apartamentos de una llave Club Maspalomas a un hotel de cuatro estrellas, pero el pasado miércoles fuentes cercanas al establecimiento confirmaron que la iniciativa ha quedado aplazada hasta que el futuro pinte un poco más halagüeño.

Fuera de Plan de Modernización, ya que la actuación se tramitó por un permiso de "obra menor", el grupo Allsun ha rehabilitado este año las habitaciones y los restaurantes del complejo Maspalomas Espléndido, ubicado junto al parque Tony Gallardo. El esfuerzo de esta entidad se traduce en más de un 90% de ocupación para esta temporada.

Compartir el artículo

stats